diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 16 / 24 || Mañana 17 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Un niño con altas capacidades precisa otra atención educativa»

Cristina López Escribano, Doctora en Ciencias de la Educación

«Un niño con altas capacidades precisa otra atención educativa»

05.03.10 - 02:30 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Toca estudiar el aparato digestivo y el profesor pide a los alumnos que lo dibujen. Uno de ellos quiere hacerlo de otra manera, y empieza a contar la historia de un bocadillo de chorizo: «Mi madre estaba paciendo tranquilamente mientras holgazaneaba...». Y habla de la cerda, y del chorizo, y del bocata que se come, y cómo éste pasa por una especie de jacuzzi y llega a un sitio que huele mal y tiene forma de tobogán, donde unas pajitas absorben el chorizo... Así ve el estómago un niño creativo, ingenioso. Probablemente, de altas capacidades. Cristina López Escribano, directora de la unidad que se dedica a este colectivo en el Principado de Asturias, habló sobre estos menores en las jornadas que, organizadas por Alcagi, se celebran hasta mañana en San Sebastián.
- ¿Qué diferencia hay entre alta capacidad y superdotación?
- En Asturias hemos unificado criterios. Consideramos que una persona tiene altas capacidades cuando supera un coeficiente intelectual de 130 -más menos cinco- y tiene una creatividad elevada. Pero la alta capacidad incluye tipologías diferentes. Puede estar, por ejemplo, el niño precoz, que es aquel que se anticipa a los conocimientos, sabe más que sus iguales, pero que puede, aunque no siempre ocurre, regularse con los que tienen su edad. Luego está el talento. Se pueden tener varios: el matemático, en lengua, el académico, que es aquel que va muy bien en clase en todas las materias y tiene una memoria fantástica.
- ¿Y el superdotado?
- Solemos hablar de superdotado a partir de los 12 años, más o menos, porque es entonces cuando se estabiliza lo que llamamos la inteligencia fluida, aquella que se va adquiriendo con la estimulación exterior, el vocabulario, la lectura... Hasta que el alumno no está en los 13-14 años no hacemos un informe de superdotación. Y luego están los extremos: los genios, las mentes prodigiosas, que corresponden a un tanto por ciento de población tan mínimo que es muy difícil encontrar alguno.
- Dice que en general son niños normales, con alguna peculiaridad, y que su creatividad es la que marca la diferencia. ¿Cómo trabajan esa creatividad en el aula?
- Antes se hacía de forma totalmente voluntaria y, ahora, con la ayuda del servicio de innovación de la consejería de Educación. Yo baso la creatividad en tres estratos que no están superpuestos pero sí intercomunicados. El primero es innato, el segundo es modificable y, el tercero, evaluable. Cuando hacemos una prueba de creatividad creemos que se nos escapa algo. Pues no es cierto, porque puede evaluarse y mejorar a partir de ahí. Lo que se hizo en el colegio Celestino Montoto fue formar al profesorado durante un curso. Al final, los docentes salieron con el convencimiento de que un niño con alta capacidad tiene unas necesidades específicas en las que es preciso cambiar la metodología y la dinámica del aula. No estamos hablando tanto de contenidos, sino del método.
- Antes de trabajar con este colectivo de escolares, hay que detectarlos...
- Desde hace 6 ó 7 años se detectan a través de un cuestionario que, actualmente, se envía a todos los centros con alumno numeroso en infantil de Asturias. Los que tienen altas capacidades, además de algunos que van bien en el aula y muestran un interés, acuden a talleres extraescolares. Es un programa por la tarde, al que acuden un día por semana y en el que trabajan temas como la astronomía, la literatura y escritura creativa y la matemática y lógica creativa. Dentro de los objetivos escolares que se marcan para los maestros no se prioriza que los escolares sepan más, ni que puedan servir a la sociedad. El objetivo fundamental es el desarrollo de las capacidades, fundamentalmente la de crear. Y un segundo objetivo escolar fundamental es la socialización. Así evitamos los problemas si el niño no está bien adaptado. Además, en los talleres se favorece la manipulación. Hay niños con alta capacidad que tienen disincronía, lo cual significa que su velocidad mental es mucho más rápida que la de sus manos. Por ejemplo, han hecho la estación MIR con botellas de plástico y con todos los detalles.
- Además de los talleres, dentro del aula suelen considerar «una ampliación curricular con un cambio metodológico en función de las aptitudes». ¿Es como una clase a dos velocidades?
- Hay materias, como el conocimiento del medio y matemáticas, que se prestan muchísimo para hacer la ampliación. Los niños con alta capacidad elaboran una investigación pequeñita, aprenden a hacer encuestas, cuestionarios en distintos lugares, a sus vecinos... Es decir, las habilidades sociales se trabajan constantemente. Y al final deben poner el resultado de su investigación en conocimiento del resto de aula. Si es posible, los mismos niños hacen a sus compañeros un pequeño examen al terminar la ampliación y además se autoevalúan, de tal forma que estamos dotando a los niños de herramientas para que sean autónomos. Es muy difícil llevar todo esto a la práctica en el aula; el maestro tiene que ser muy creativo. Pero funciona muy bien.
- Hablaba del maestro. ¿Cómo se manejan los docentes ante esta realidad?
- Esta semana he estado con un 'mocosillo' de 8 años que me dio una lección impresionante sobre los dinosaurios. Un niño de estos en clase puede demostrar que sabe muchísimo de su tema de interés. Si el tutor se siente agredido con ello, lo tiene muy difícil. Pero si serenamente lo toma como hay que tomarlo y le dice «en esto he aprendido un montón contigo, pero en lo demás vamos a hacerlo tal y como lo digo yo» no va a tener ningún problema. Ni el tutor ni el alumno.
- En sus trabajos presta especial atención a lo que denomina el 'bloqueo'. ¿En qué consiste?
- Es un obstáculo que afecta a lo creativo, interfiere directamente. Y también lo es en el ámbito escolar. Empezamos a analizar qué es lo que podría llevar a ese bloqueo, sobre todo de tipo emocional. Y vimos que influía sobre todo la presión que se ejercía para que el niño fuera conformista, cuando realmente el creativo es muy crítico; también cómo influye negativamente el autoritarismo, porque desde luego el laisser faire no sirve con estos niños, tienen que tener normas, pero el autoritarismo es negativo. La preocupación por el éxito, la ridiculización cuando dan una respuesta creativa en el aula, que a lo mejor provoca la risa de sus compañeros ...
- Se asocia alta capacidad con niño problemático.
- No es así. Es cierto que hay niños problemáticos, sobre todo si pasan de un determinado nivel de coeficiente intelectual. Entonces el bloqueo se manifiesta con mayor virulencia, es mucho más difícil para ellos autocontrolarse, pero la inmensa mayoría no tiene este tipo de problemas. ¿Que pueden tener problemas de habilidad social? Esas habilidades se potencian y se trabajan también.
- ¿Y los padres?
- Cada familia es un mundo. El proceso suele iniciarse con la comprensión y el lenguaje. En muchos de ellos se repite la forma de aprendizaje de la lectura, que suele ser precoz. Entonces los padres empiezan a hacer comparaciones con los amigos, con los hermanos... «Este niño entiende todo lo que decimos, habla enseguida.». Suele haber varias fases. Al principio puede ser una satisfacción que les digan que su hija tiene altas capacidades, que se sientan orgullosos, pero luego hay una segunda lectura, y es ¿qué hago? En ese momento es cuando la educación familiar y escolar deben aunar esfuerzos, ir de la mano, por el bien de los niños.
- ¿Es partidario de adelantar de curso a los escolares con altas capacidades?
- Lo aconsejo en muy pocas ocasiones. Tengo una razón fundamental, y es que cuando los chavales llegan a secundaria se pueden sentir fuera de lugar. No quiero pasar por esos chavales que tienen un año menos y no les dejan entrar en determinados sitios. Ahora bien, el año pasado las flexibilizaciones de curso que se hicieron no tenían como protagonista a los alumnos más brillantes ni a los mejores, pero sí eran niños muy completos, maduros, que tenían amigos en el curso superior, que habían ido adaptándose paulatinamente a los contenidos de ese curso. Era lógico en ese momento solicitar una flexibilización. Esta es una medida más. Pero es curioso, porque en el colegio público Celestino Montoto donde hay programas de altas capacidades no ha habido ninguna solicitud. En los centros donde hay una atención adecuada no lo necesitan. Pero es cierto que es una mediad a considerar.
En Tuenti
«Un niño con altas capacidades precisa otra atención educativa»

Cristina López, en su visita a Donostia. :: MIKEL FRAILE

Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.