Tolosaldea, una gran familia para el Sahara

Un grupo de voluntarios ha ayudado este último mes en las labores de acondicionamiento de la nueva casa que funcionará este año como albergue de Gipuzkoa. / IÑIGO ROYO

Este año, el albergue de acogida de Gipuzkoa se ha trasladado al barrio San Esteban de Tolosa

ELENE ARANDIATOLOSA.

Ya están de vuelta, ya están en Tolosaldea, pero solo por dos meses. Los veintidós menores saharauis que llegaron el pasado fin de semana a nuestros municipios fueron recibidos de manera especial el pasado jueves por la tarde. En un salón de Plenos abarrotado por las familias acogedoras y demás amigos, la alcaldesa Olatz Peon les dio la bienvenida, señaló que se trata de una experiencia especialmente enriquecedora y se una bonita forma de manifestar nuestra solidaridad», y el coro de la musika eskola Loatzo en Anoeta ofreció una versión de la canción 'Bueltan' que ha protagonizado la campaña del programa Oporrak Bakean 2017 en compañía de Irati Artutxa a la guitarra y la voz de Nora Urdanpilleta.

Una vez instalados esta pasada semana, han comenzado con el proceso de revisiones médicas, y a partir de esta semana será el turno de las clases de natación, las salidas y excursiones, conocerán las fiestas de los municipios vecinos, se sumergirán en el Oria con las piraguas y participarán en diversas actividades socioculturales hasta la fiesta de despedida que se celebrará a finales de agosto. «Tanto las familias como los niños necesitan un proceso de adaptación, pero es cuestión de días», apuntan desde la asociación.

Finales de agosto
Tolosaldea acoge a 22 niños y niñas saharauis este verano; 10 están alojados en familias (6 en Tolosa, 3 en Anoeta y 1 en Villabona), y 12 en el albergue de acogida de Gipuzkoa, situado este año en el barrio San Esteban de Tolosa. Permanecerán en la comarca dos meses, hasta finales del mes de agosto.

La apuesta que Tolosaldea Sahararekin ha realizado por conseguir nuevas familias este año ha sido especialmente fuerte, en un año que además ha coincidido con el cambio de ciclo del grupo de menores. «Tras una campaña de dos meses, se han conseguido bastantes familias de acogida, aunque cierto es que el resultado ha quedado lejos del objetivo inicial: necesitábamos cien familias de acogida en el País Vasco y se han conseguido sesenta, pero a nivel de Tolosaldea, la campaña ha ido muy bien, ya que se han obtenido seis nuevas familias, y han venido veintidós menores», añaden.

La comarca ha acogido a diez niños y niñas en familias; seis en Tolosa, tres en Anoeta y uno en Villabona, y los doce restantes se encuentran en el albergue de Gipuzkoa.

Nuevo albergue en Tolosa

Durante los últimos años, el albergue de acogida de Gipuzkoa ha estado situado en el Apaiz Etxea de Amasa, pero este año, debido a las obras que se están llevando a cabo en el edificio contiguo se ha trasladado a Tolosa, concretamente a una casa cedida por el Ayuntamiento en el barrio San Esteban, la cual ha sido habilitada recientemente. «Hemos contado con la colaboración de un gran número de voluntarios a los que estamos eternamente agradecidos. Este último mes, una vez recibidas las llaves, entre todos hemos acondicionado este piso que se encontraba vacío desde hace varios años», explica Eli Eizagirre, portavoz de la Tolosaldea Sahararekin, quien convive con los menores del aterpetxe junto con otros dos monitores.

A diferencia de la tranquilidad y el paisaje rural en el que han convivido los menores durante los últimos años, la cercanía de las instalaciones y el ambiente del municipio son los encantos de los que disfrutarán este año. «Vivir en pleno Tolosa tiene también su lado positivo, para nosotros será más cómodo, ya que no dependeremos del coche en el día a día, podremos ir paseando a la piscina y salir a hacer los encargos siempre que queramos. Entre todos formamos una gran familia, e intentamos cumplir con las mismas funciones de una familia. Ya han comenzado a repartir y a asignar los papeles o roles de madre, padre... a cada uno de nosotros», bromean los monitores.

Fotos

Vídeos