Tolosa dice «basta» al ruido en carnaval

La problemática se extiende a todas las carrozas en su conjunto./
La problemática se extiende a todas las carrozas en su conjunto.

La alcaldesa afirma que es el momento de actuar y de tomar medidas de cara a los próximos años

ELENE ARANDIA TOLOSA.

El carnaval de Tolosa lleva años sumergido en este debate pero las fiestas de este año han llevado al consistorio a la decisión de tomar medidas estrictas para solventar esta problemática. Una vez más, el «ruido ensordecedor» y el «excesivo volumen generado por las carrozas y demás plataformas» protagonizaron la sesión de valoración de las fiestas realizada el pasado Miércoles de Ceniza en la casa de cultura.

Ante las quejas recibidas, la alcaldesa cree que es momento de actuar y de tomar medidas al respecto en «beneficio de esta fiesta popular», ya que está afectando a las distintas formas de vivirla. La «participación», señaló uno de los asistentes, «es mayor que en años anteriores, pero estamos sufriendo las consecuencias». «Si no llevas un equipo de sonido grande y quieres disfrutar del carnaval con un pequeño altavoz o megáfono, o incluso sin sonido, estás totalmente fuera de la fiesta y del ambiente», añadieron.

«Más allá del Triángulo»

Conscientes de que hoy día existen diferentes formas de vivir el carnaval, los asistentes valoraron que el ruido generado durante estos días «no es normal», afecta a otras formas de vivir el Iñauteria y de participar que tienen otros colectivos. Dicen que el problema no es propio únicamente de las pequeñas carrozas que se estacionan en la plaza del Triángulo, sino que «se extiende» a todas la carrozas y comparsas en su conjunto.

Los representantes de las carrozas reconocen que ningún grupo cumple la normativa y que la mayoría supera los 1.500 W permitidos, alcanzando incluso los 6.000 y 8.000 W. Respecto a este punto, ven necesario «basarse en el respeto» y «crear conciencia colectiva», y en este sentido, se barajaron distintas opciones: aprobar una norma en la que se establezca un límite de potencia del sonido; el control de los alquileres de los equipos de sonido; e incluso la prohibición temporal de la música que no corresponde a los espectáculos entre las actuaciones, lo cual convierte a las carrozas en «bares ambulantes» y un «hilo musical constante».

El Ayuntamiento consolidó el año pasado el sistema de mantener a las carrozas grandes en un punto fijo del recorrido, y este año ha tomado la decisión de ampliar el circuito del desfile de carrozas de San Francisco a la calle Oria y la avenida de los Fueros y Navarra. Desde la recién constituida asociación de carrozas y comparsas valoraron como «positiva» esta opción, aunque señalaron que varias agrupaciones no respetaron su posición el domingo, sobre todo, en la avenida de Navarra, lo cual llevará al Ayuntamiento a replantear esta fórmula y buscar una mejor coordinación con todos los grupos.

Las txosnas han sido ubicadas desde hace siete años en la plaza Euskal Herria, y desde el consistorio afirmaron no haber recibido llamada alguna este año por parte de los vecinos de la zona, y que la carpa instalada ha sido «más amplia y consistente», lo cual «ha recogido mejor el ruido».

Los cambios previstos para la tamborrada del Sábado Regular fueron valorados de forma positiva; desde el Ayuntamiento señalaron que la idea de iniciarla en la plaza Zaharra hizo que el ambiente fuera más recogido, y pusieron especialmente en valor el «esfuerzo» de todas las personas participantes en la tamborrada de Viernes Flaco, «a pesar de la intensa lluvia, que no cesó en ningún momento».

Aunque el desfile de comparsas del lunes se suspendió por el mal tiempo, algunos grupos decidieron participar una vez que salió el sol e incluso por la tarde, finalmente han decidido no desfilar mañana, Domingo de Piñata.

Las charangas se reunirán el próximo jueves para realizar su valoración, pero la representación de las mismas realizó una valoración positiva hasta el momento, ya que las carrozas y comparsas han respetado de forma adecuada la decisión de apagar la música a su paso, en horario de 18.00 a 20.00 horas.

Entre los asistentes se lanzaron varias propuestas; una de ellas remitía a la escasa presencia del euskera durante el chupinazo organizado por la sociedad Kabi Alai «en un municipio tan euskaldun como es Tolosa», y otra, en cambio, a la necesidad de volver a realizar reuniones abiertas durante el proceso de organización de la fiesta a través de una comisión. Respecto a este último punto, la alcaldesa señaló que «se volverán a realizar» a pesar de que este año se han organizado varias reuniones con distintas agrupaciones por separado, y que este «ha sido un año lleno de cambios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos