Tolosa despedirá a los saharauis en la Agur Festa del Tinglado

Zugasti, en el segundo puesto del podio. Momento de una edición pasada de la Agur Festa en el Tinglado.
Zugasti, en el segundo puesto del podio. Momento de una edición pasada de la Agur Festa en el Tinglado. / DV IÑIGO ROYO

Los veinticuatro menores que finalmente ha acogido la comarca este verano volverán al Sahara del 22 al 24 de agosto, en tres turnos

ELENE ARANDIA TOLOSA.

El proyecto 'Vacaciones en paz' es una expresión de solidaridad en la comarca con el pueblo saharaui, que da la posibilidad a que los niños y niñas puedan disfrutar de dos meses de vacaciones, gracias a la colaboración de un gran número de voluntarios tolosarras.

Tras pasar los meses estivales en la comarca, el próximo viernes el municipio despedirá a los menores que han sido acogidos por las familias de Tolosaldea. Estos partirán rumbo al Sahara del 22 al 24 de agosto, en tres turnos distintos, no sin antes celebrar su fiesta de despedida en el Zerkausia. Desde primera hora de la tarde, los niños y niñas disfrutarán con diversos juegos que comenzarán a las 17.00 horas; a las 19.00 se celebrará un acto político con representantes del Fronte Polisario y ayuntamientos de Tolosaldea seguido de una manifestación por las calles de la Parte Vieja, y a partir de las 21.00 tendrá lugar una cena popular y un concierto de la mano del grupo saharaui Gdeim Izik, donde los asistentes llevarán su propia comida y bebida.

La apuesta que Tolosaldea Sahararekin ha realizado por conseguir nuevas familias este año ha sido especialmente fuerte, en un año que además ha coincidido con el cambio de ciclo del grupo de menores. «La campaña ha ido muy bien, ya que se han obtenido seis nuevas familias», decían a principios de julio.

Este año, finalmente han sido veinticuatro los menores que han llegado a la comarca, de los cuales diez han estado alojados en familias de acogida de Tolosa, Anoeta y Amasa-Villabona. Los catorce restantes han vivido en el albergue de Gipuzkoa situado este año en San Esteban, en una casa, propiedad del Ayuntamiento.

El objetivo principal de la asociación sigue siendo el mismo: reivindican que la situación en el Sahara cambie cuanto antes para que los niños no tengan que salir de su territorio. Mientras tanto, los voluntarios siguen presionando a las administraciones y gobiernos, y colaboran activamente en el proyecto de acogida a menores saharauis, y es que el pueblo saharaui vive en un entorno hostil, en medio del desierto, en campos de refugiados y soportando en verano temperaturas infernales de hasta 60 grados y repentinas tormentas de arena, en un lugar donde el agua y la comida escasea. En este sentido, la asociación trabaja para mejorar la situación de los niños y evitar daños.

Fotos

Vídeos