Tolosa brindó con sus alubias

El concurso de productores de alubia acogió veintirés propuestas distintas, la mayoría de Tolosaldea pero también de otras localidades de Gipuzkoa. /  REPORTAJE FOTOGRÁFICO IÑIGO ROYO
El concurso de productores de alubia acogió veintirés propuestas distintas, la mayoría de Tolosaldea pero también de otras localidades de Gipuzkoa. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO IÑIGO ROYO

La II Euskal Jaia sacó a la luz las mejores alubias con una jornada festiva de gran participación

ELENE ARANDIA TOLOSA.

El buen tiempo hizo ayer un paréntesis con uno de los días más importantes del calendario gastronómico del municipio.

La alubia consiguió sacar de nuevo a la gente a la calle con cierto viento del este. Lo bonito de este día es que, al igual que ocurre en carnavales o en sanjuanes, cada tolosarra y cada colectivo vive y saborea el día a su manera. En este proceso, se observa más participación del público joven, quienes en su ambiente deciden vestirse de artzain-andre para acercarse a las calles.

La feria extraordinaria de ayer contó con veinticuatro puestos con productos de temporada. Los sábados de noviembre se convierten en el mejor espacio y momento para hacerse con las primeras alubias del año.

El nombre de Albiztur se escuchó repetidas veces por la megafonía, y esta se hizo de nuevo con el primer premio en el nombramiento de la mejor alubia del año. Alberto Labaka vestía la txapela tras obtener este título en los años 2000 y 2005. Parte del escenario es también la puja de los establecimientos hosteleros que se aproximan para llevarse el celemín de 3 kilos de la ganadora. Este año, con un valor 1.500 euros que se destinará a la fundación Haurkizuna para trabajar en proyectos con niños que viven en las calles de Ecuador, fue adquirido por el Karela. En el caso del conrcuso de morcilla de San Blas, segunda protagonista del día tras la alubia negra, destacó Olano (Beasain), seguida de Jesus Mari Deba (Ezkio-Itsaso).

En el concurso de productores de este año han participado veintitrés de Tolosaldea y otros rincones del País Vasco, incluida la costa, cifra que se mantiene en las últimas ediciones.

Junto a la alubia tuvo lugar el concurso de morcilla de la sociedad San Blas, que este año ha cumplido su XXV aniversario, que por su parte acogió a catorce participantes. Dos citas que por segundo año consecutivo se han realizado bajo el paraguas de la fiesta Euskal Jaia.

Esta tenía muchas sorpresas preparadas: el escenario inaugurado el año pasado se mantuvo firme en el Triángulo y por allí pasaron diferentes agrupaciones culturales del municipio; se pudo ver a varios trikitilaris, dulzaineros, Udaberri Dantza Taldea ofreció una actuación e inició una kalejira por las calles de la Parte Vieja. Por la tarde, el ambiente continuó con música de txaranga y kalejiras, hasta pasada la medianoche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos