El taller de teatro busca personas que quieran desarrollar su imaginación

Dos alumnos del taller, durante la obra del curso pasado. / IÑIGO ROYO

«Nos mueve el respeto, la creatividad, la comunicación, la solidaridad y el sentido de grupo», expresa la directora Elena Aranbarri

J.GOÑI TOLOSA.

El 2 de octubre inicia su actividad el taller de teatro y, un año más, su directora, Elena Aranbarri, expresa su convicción de que el objetivo del mismo no es sólo «montar una obra de teatro» al final de curso, ya que también confluyen muchos otros propósitos, «como incentivar la imaginación, querer jugar, perder el miedo a hablar en público, desarrollar la imaginación...», tantos aspectos positivos que remarcan, año tras año, los cursillistas del grupo.

A través de la formación que se hace desde octubre hasta diciembre, el taller de teatro «posibilita el conocimiento de uno mismo, de sus posibilidades de imaginación, de concentración, de control, aclarando que control no es reprimir impulsos, sino todo lo contrario, que ese impulso llegue a buen puerto, saber canalizarlo», cuenta Elena. También se exploran técnicas de metodologías diferentes. A partir de enero se prepara la obra de teatro que se estrena en junio. Los actores encarnan diferentes personajes, y los van trabajando con pasión, deleite y gozo.

Aranbarri destaca la filosofía del taller a través de un método grupal que impulsa la participación de todos sus integrantes, movidos por «el respeto, la creatividad, la comunicación y la solidaridad». Este clima de libertad favorece el desarrollo de la imaginación y la fantasía para recuperar la capacidad de asombro y juego. «Todos dejamos fuera la vanidad y la soberbia. Crecemos como personas». Información e inscripciones: casa de cultura, teléfono 943670383.

Fotos

Vídeos