Los sordos de Tolosaldea alzaron su voz

Gainditzen llevó a cabo una actividad con los niños, taller de juegos, cuentos en lengua de signos, concurso de dibujos... /  FOTOS IÑIGO ROYO
Gainditzen llevó a cabo una actividad con los niños, taller de juegos, cuentos en lengua de signos, concurso de dibujos... / FOTOS IÑIGO ROYO

La 'Semana de Sensibilización' ha mostrado los nuevos problemas de colectivo: la eliminación del grado formativo en Euskadi y la ausencia de intérpretes en euskera, entre otros

JUANMA GOÑI TOLOSA.

La activa asociación 'Gainditzen' de las personas sordas de Tolosaldea y Goierri acaba de celebrar su 'XIV Semana de Senbilización' para acercar a la sociedad los problemas y dificultades con los que la comunidad sorda se encuentra a diario. «Estas barreras que encontramos serán más fáciles de eliminar si todos somos conscientes de ellas», apunta Julián Rodríguez, portavoz de la entidad.

Lo interesante y novedoso de esta 'Semana de Sensibilización' ha sido conocer los nuevos obstáculos que afectan al colectivo. Además de los obvios, de sobra conocidos y que configuran las reivindicaciones generales de estas personas, ha habido otras peticiones, como la dificultad de encontrar intérpretes euskaldunes.

«Cuando queremos contratar a un intérprete recibimos muchas propuestas, pero todas vienen del resto de España; es muy difícil encontrar a alguien que domine el euskera», explica Julián Rodríguez. Ocurre, además, que el ciclo superior de interpretación de lengua de signos ha desaparecido en Euskadi, convirtiéndose en grado universitario, y éste únicamente se imparte en una universidad privada de Madrid. «El gobierno vasco y el resto de instituciones deberían poner remedio a este problema, incluyendo el grado universitario en alguna de las universidades del País Vasco», aseguran desde Gainditzen.

Esta asociación tiene contratada a una intérprete que es de Salamanca. «En una reciente reunión con diversas asociaciones para hablar de distintos proyectos sólo se usó el euskera y la intérprete no nos pudo facilitar información que para nosotras era importante», comenta Julián Rodríguez.

Gainditzen también relata otra problemática actual. Cada vez son más los jóvenes sordos que acceden a una educación superior, ya sea ciclo formativo o grado universitario. Pues bien, todos ellos se encuentran con dificultades al incorporarse al mundo laboral. «Los empresarios los descartan si tienen que hacer algún gasto en el puesto de trabajo. Esta persona tendría que tener las mismas oportunidades que el resto», comenta Rodríguez.

Reconocen que a la asociación que cubre la zona de Tolosaldea y Goierri acuden muchas personas que, por diferentes motivos, han perdido la audición y solicitan información, porque no saben cómo enfrentarse a la realidad. «Nos puede pasar a todos. Es una situación dura, pero hay que aceptarla e ir adaptándose. Nosotros les ofrecemos cursos en lengua de signos, pero muchos no participan porque les da vergüenza».

Para Gainditzen, el apoyo de los ayuntamientos e instituciones es vital. El grupo asegura estar siempre muy arropado por el Ayuntamiento de Tolosa. «Todos los últimos alcaldes, Jokin, Ibai y ahora Olatz, nos han apoyado siempre y queremos agradecer públicamente su actitud», cuenta Julián. «Nosotros seguiremos luchando y alzando nuestra voz», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos