El Redline Mekanika Take, en su mejor momento

Andoni Elustondo, en un partido de la temporada. /  IÑIGO ROYO
Andoni Elustondo, en un partido de la temporada. / IÑIGO ROYO

El equipo tolosarra apabulló al Goierri (81-51) y sigue su escalada en la clasificación

J. GOÑI TOLOSA.

El Redline Mekanika Take está que se sale y su últimos partidos dan pie a soñar con hacer algo grande esta temporada. En la última jornada apabulló en Usabal (81-51) al Goierri, que pareció un equipo menor en manos de los tolosarras. Gran mérito el de la joven escuadra urdiña, que se va sobreponiendo poco a poco a las bajas de la temporada pasada y al impacto que supuso el descenso de la liga EBA.

«La verdad que no esperaba tanta superioridad», admite de entrada el entrenador tolosarra Yon González, quien afirma que el equipo se halla en un buen momento de confianza y de juego, pero no quiere minimizar al rival. «Goierri es un rival complicado y nosotros jugamos el sábado un gran baloncesto, por eso ganamos, que quede claro».

Lo cierto es que el Take está encontrando su sitio en la liga y cada jugador va asumiendo lo que se espera de él. «A partir de ahora, podremos ganar o perder partidos, pero estamos preparados para competir de tú a tú con cualquiera», enfatiza el entrenador, que asegura estar muy contento con la exigencia de los jugadores. Y es cierto, iban ganando de veinte puntos y se seguían exigiendo entre ellos lamentándose de los errores. Una mentalidad de equipo ambicioso.

El pasado sábado ante el Goierri, todos los jugadores disputaron al menos once minutos y anotaron. Fue un partido de equipo, donde todos aportaron. Aunque al míster no le gusta personalizar, sí quiere destacar dos nombres propios: Ibai Gil, que ha vuelto fuerte de su lesión, y Julen Zabala, de quien dice que parece mentira que todavía sea juvenil de primer año.

¿Es el momento de soñar con el liderato y con volver a EBA?, le preguntamos a Jon. Su respuesta, entre la prudencia y la ambición: «ascendimos a EBA hace tres años. Desde aquel equipo a éste, sólo repiten cinco jugadores. Hemos rejuvenecido el equipo, con nueve jugadores nuevos. Ver que la gente nueva sigue entrando en el equipo con al menos el mismo nivel de los anteriores, es un orgullo». Y aquí apunta una reflexión importante: «Creo que estamos haciendo el cambio generacional de manera escalonada sin resentirnos en el nivel deportivo. No hay que olvidar que jugamos con catorce jugadores de casa», asegura con orgullo.

¿Qué le puede faltar aún al equipo en esta trayectoria ascendente que lleva para poder consolidarse aún más? Está claro que es una escuadra solvente en casa, pero tal vez le falte un punto de intensidad en los partidos de fuera, sobre todo contra los rivales directos. Yon González apunta que este sábado, en Getxo, el Take tendrá una buena prueba de fuego. Y recuerda que pase lo que pase, el equipo llegará bien situado para el playoff de cara al parón navideño. «Está claro que queremos estar arriba. Sólo hemos jugado ocho jornadas. Puede pasar cualquier cosa todavía», apunta el míster con prudencia. Y no le falta razón. Porque hay mucha igualdad: San Cernín, Hernani, Tabirako, Atletico SS, Getxo... Pero el equipo está bien situado, está jugando un gran baloncesto y el aficionado tiene motivos para la esperanza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos