El otoño ya se intuye en las mesas

Pimientos de piquillo . /  P.A.
Pimientos de piquillo . / P.A.

Tomates, guindillas, calabacines y vainas van dejando paso a productos como la pocha blanca, la alubia de Tolosa y la calabaza

PABLO ALBERDI TOLOSA.

La llegada de septiembre ha supuesto la vuelta de los compradores a los pasillos del mercado y el regreso del puesto de Lurretik sukaldera. Vienen en un momento de transición. De cambio entre la oferta de verano centrada en tomates, guindillas, calabacines o vainas, que van dejando paso a productos de otoño como la pocha blanca, la deseada alubia de Tolosa, la calabaza o la infinidad de fruta del país que venimos disfrutando desde hace unas semanas.

Hay que decir, para quienes no lo sepan, que el puesto de Lurretik sukaldera está invitado por el ayuntamiento y cumple unas normas básicas definidas por el mismo. Sus ingredientes principales y recetas se basan en exclusiva en productos que disponen en el mercado, lo cual garantiza un producto de temporada, recogido de víspera o en el día, que ha recorrido una distancia muy corta desde la huerta hasta la mesa, y que sin duda, ha sido cultivado con cariño y esmero.

La transición se nota en las mesas, y se nota en las huertas. Comentaba más de un productor que han decidido sustituir las plantas de tomate, vaina o calabacín por los cultivos de invierno; la planta de verano aún produce, aunque se ha visto muy afectada por los calores de mediados de agosto y por las lluvias y humedad de estos días, que si bien han ayudado mucho a la mayoría de cultivos, también han contribuido a que las plantas afectadas por botritis y demás hongos se vengan abajo. Son muchos los que ya están plantando acelgas, puerros, coliflores, coles o brócolis. Comentaban de hecho los productores de planta hortícola de la plaza verdura que para quienes no anden avispados va a resultar demasiado tarde, sobre todo para los que cultiven a cierta altitud. Tendrán problemas para obtener cabeza en las coliflores y demás brassicáceas, y les costará que las verduras de hoja crezcan con fundamento. Atentos pues.

Destacar una semana más la exquisita lista de fruta presente en muchas mesas. Higos del país, de una calidad exquisita, matxakanas de gran calibre, manzana jumbo de dimensiones sorprendentes, rondando el medio kilo la unidad, manzana star, reina de reinetas e incluso errezil sagarra, peras de distinta variedad y en estados de maduración óptimos, o unas sabrosísimas ciruelas silvestres.

La lista de micológicas es escasa en uno de los peores años que recordamos para este campo. La primavera fue muy floja, con poca ziza y hongo local, y la tónica se ha venido manteniendo en verano. Se han visto gibelurdinas, de gran calidad eso sí, algo de ziza hori, que parece que no nos ha dejado desde que dieran el relevo a la seta de marzo, pero siempre en cantidades contenidas, y los apreciados y cada vez más deseados hongos, han estado ausentes. Hay algún kilo de sábado en sábado, pero no una oferta abundante asociada a los golpes de setas que suele haber cunado se conjugan los factores necesarios.

Fotos

Vídeos