Nunca llueve a gusto de todos

Los centros, protagonistas de la festividad de Todos los Santos. /  ALBERDI
Los centros, protagonistas de la festividad de Todos los Santos. / ALBERDI

Los baserritarras están a punto de recolectar, en extraordinario estado de maduración, la alubia de Tolosa

PABLO ALBERDI TOLOSA.

Seguimos en este mes de octubre de anormal comportamiento climático metidos de lleno en ese 'veranillo' que empezó en San Miguel y promete enlazar con el de San Martín. Satisfacción para nuestros baserritarras que, si no lo han hecho ya, están a punto de recolectar en extraordinario estado de maduración, las inigualables Alubias de Tolosa junto al maíz que las soporta. Ideal también para secar de forma natural las nueces y avellanas, para preparar y plantar los terrenos con las hortalizas de invierno y hasta para disfrutar de muy esperados días de asueto en nuestro calendario laboral.

No lo ven tan bonito los muchos aficionados micológicos que están obviamente desanimados. Si no cambia la meteorología, esa Semana Micológica que se prepara cada año en la Villa Foral con toda ilusión programada para estos días próximos, se verá mermada de materia prima. En cualquier caso, el Zerkausi no pierde su interés para locales y foráneos que nos visitan en gran número.

Sigue la oferta de frutas con sobreabundancia de manzanas de distintas especies en este año de récord. Peras, nísperos, feijós, nueces, avellanas, castañas se ven en muchas mesas en un extenso abanico de calidades, tamaños y precios que mantienen una tendencia a la baja debido a la extraordinaria oferta. Ya nos han anunciado la presencia de los primeros Kakis para dentro de dos semanas.

Muy abundante también la oferta de hortalizas de raíz, de hoja, solanáceas y brassicaceas incluyendo unas, aún exóticas, chayotas que van poco a poco incorporándose a nuestras cocinas. Estas, como casi todo, con un adelanto 'climático' de 15 días sobre su calendario normal anual.

Ya hemos comentado la satisfacción de algunos productores por los buenos días de sol que estamos disfrutando. Otros, los aficionados a las setas y hongos, no lo están tanto. Unas pocas 'gibelurdinas' locales (20-25 €) y bastantes hongos (16-30 €), 'ziza horis' (18 €) y trompetas de la muerte (18 €), todos ellos de origen lejano al de nuestros montes. Poca cosa para lo que en esta época debería ofrecerse.

La planta ornamental en la Plaza Verdura está ya calentando motores ante los días que se nos avecinan: Todos los Santos y Difuntos. Ya se ofrecen variedad de plantas duraderas en formato individual y como centros. Precios adaptados a todos los bolsillos: Dalias (normales y enanas), pensamientos, prímulas, ciclámenes, azaleas, brezos diversos, etc. El colorido pleno, ayudado por el buen tiempo, que presentaba la singular plaza que, a finales del siglo XIX diseñó el arquitecto Múgica, lucía en todo su esplendor como un adelanto de lo que veremos en las dos próximas semanas.

Fotos

Vídeos