Mocoroa y Gorriti, 150 aniversario

Gorriti fue un músico clave en la historia de Tolosa. Aquí aparece rodeado de alumnos. / ARCHIVO MUNICIPAL

Enrique Bello Larrarte rememora en su trabajo la llegada de Gorriti a Tolosa coincidiendo con el nacimiento de Eduardo Mocoroa

DV TOLOSA.

Hoy, 13 de octubre, se cumplen 150 años del nacimiento de Eduardo Mocoroa. En el mismo mes del mismo año tomaba posesión de la plaza de Organista y Maestro de Capilla de Santa María Felipe Gorriti. Enrique Bello Larrarte ha hecho un interesante trabajo donde rememora esa coincidencia.

Cándido Aguayo, tras haber obtenido la plaza de Maestro de Capilla de la Basílica de Santiago de Bilbao, presentó la renuncia a la plaza de Tolosa el 3 de septiembre de 1867, proponiendo que la vacante originada la cubriese su hijo. Antes de convocarse la oposición para cubrir dicha vacante se ofrecieron para dicho cargo Luis García Metón y José Preciado, que ya habían opositado en 1853 para la misma plaza.

En aquella ocasión, ambos junto con Aguayo y Agapito Sancho, resultaron igualados en mérito. El empate se resolvió con un sorteo que favoreció a Aguayo. También se postularon para el puesto en 1867 José María González Rodríguez, Rufino Bidaola -primer premio de piano del Conservatorio de Madrid- y los tolosanos Modesto Letamendía y José Ramón Olano.

La convocatoria de 1867. El primer anuncio de la convocatoria fue el once de septiembre con las condiciones y requisitos para optar al cargo, la fecha de la prueba y unas edades límite -entre veintidós y cincuenta y cinco años- para opositar, lo que excluía a un aspirante: Preciado. Con posterioridad, el primero de octubre, se publicó otro anuncio eliminando el requisito de la edad y fijándose el 22 como día de comienzo de los ejercicios de oposición.

Fueron ocho los aspirantes. Participaron en la oposición José Preciado, Felipe Gorriti, Mariano Navarro y Martorell, José Antonio Uranga, Juan Echezarreta y José Ramón Olano. Blas Hernández y García Metón enviaron su solicitud pero no llegaron a concursar. Los censores de la oposición fueron Cándido Aguayo y Damián Sanz, organista primero de la Catedral de Pamplona y resolvieron la plaza a favor de Felipe Gorriti, quedando en segundo lugar Mariano Navarro, Maestro de Capilla y Organista de la Parroquia Mayor de Calatayud.

La solicitud de Gorriti estaba fechada el 14 de octubre, los ejercicios de oposición comenzaron el 22 siendo el nombramiento el veintisiete del mismo mes.

Las condiciones de trabajo. Los dos anuncios publicados cuantificaban la renta anual a percibir -6.600 reales- con cargo a los fondos de fábrica, independiente de otros emolumentos que pudiera percibir tanto como organista como por maestro de capilla por determinadas funciones. Frente a la renta de Gorriti, que era la misma que se le otorgó a Aguayo en 1853, sorprende lo bien que estuvieron remunerados los censores de la oposición: Damián Sanz recibió 2.000 reales y Cándido Aguayo 1.500. Años después, en 1883, la Comisión de Música del Ayuntamiento elaboró un plan de estudios y determinó el claustro y retribuciones del mismo para la Academia de Música. Gorriti como director, profesor de solfeo y armonía recibiría 627 pesetas.

Las obligaciones y dedicación del Maestro de Capilla estaban reguladas por el 'Reglamento de la Capilla Música-Orquesta y Música Marcial de la Villa de Tolosa' de 1867. A lo largo de la segunda mitad del siglo XIX hubo un gran desarrollo normativo municipal en torno a la Capilla de Música y que tuvo su inicio tras el Concordato de 1851.

Éste disponía que los músicos de la Iglesia debían de ser clérigos y reducía el número de miembros de las capillas de música a maestro de capilla, organista, contralto, tenor y sochantre. El Ayuntamiento como patrono único de la parroquia no realizó reducción alguna de la capilla y procedió a regular la actividad de sus músicos, seglares en su mayoría, a los que consideraba y trataba como empleados.

El primer reglamento es de 1853, siendo alcalde Pablo Gorosabel, y en él se determinaban las obligaciones de los músicos y así como los deberes y atribuciones del Maestro de Capilla. En 1859 se realizaron unas adiciones a dicho reglamento y se especificaron más sus obligaciones docentes y se le confirmó como responsable tanto de la Capilla de Música como de la Música Marcial de Aficionados.

En 1863 se elaboró el 'Reglamento para el régimen de la enseñanza gratuita de música vocal é instrumental'. El siguiente reglamento, el de 1867, que afecta a Gorriti, cuantificaba además la labor creativa a la que estaba obligado el Maestro de Capilla con destino al culto.

La vida musical en Tolosa. Tolosa en este tiempo con una población de 6.426 habitantes en 1854 y que llegó a 8.092 en 1895, tenía una importante actividad musical. Por un lado, la Capilla de Música de la Parroquia de Santa María con un calendario de actuaciones muy apretado y un régimen de trabajo a razón de dos ensayos semanales para las voces y uno para la orquesta. Por otro la Música Marcial de Aficionados que oficialmente existía desde 1824, que actuaba cada dos domingos, así como la banda de juglares.

El responsable último de todas estas formaciones era el Maestro de Capilla al igual que de la Academia de Música. Hay que resaltar cómo estaba concebida la enseñanza gratuita de la música y cuya finalidad era dotar de músicos a la capilla y a la banda. El panorama musical se completaba con las funciones que se ofrecían en el Salón Teatro de la Casa Consistorial de la Plaza Nueva y que era de titularidad municipal.

Compañías líricas y dramáticas itinerantes actuaban en él con frecuencia y se ofrecían en él las audiciones de fin de curso de los alumnos del Maestro d Capilla primero y de los de la Academia Municipal después, así como funciones con fines benéficos por artistas y entidades locales.

Fotos

Vídeos