Lucha contra las especies invasoras

Técnicos de Tolosaldea Garatzen y Aranzadi realizan trabajos de tratamiento y control en el entorno fluvial

JUANMA GOÑI TOLOSA.

Tolosaldea ha declarado la guerra este año a las especies invasoras de los ríos. Por un lado, durante todo el curso, los colegios de la comarca han tratado el tema, para concienciar al alumnado en torno a esta problemática, y los chavales han realizado actividades específicas. Por otro, ahora en verano, los técnicos de Tolosaldea Garatzen, juntamente con los de Aranzadi, están realizando trabajos de tratamiento y control en las orillas de los ríos.

El objetivo de esta campaña es práctico. Se trata de eliminar y reducir las colonias de especies invasoras de la zona. Los trabajos comenzaron en Ikaztegieta y los expertos recorrerán las orillas del río Oria y las restantes cuencas de los ríos de Tolosaldea.

Este proyecto abarca los 28 municipios de la comarca; además de la eliminación y control de las plantas exóticas invasoras, se pretende, y es el objetivo principal, restaurar el hábitat fluvial de nuestros ríos mediante la plantación de especies autóctonas, según cuenta Garbiñe Mendizabal, técnica de Tolosaldea Garatzen. El proyecto ha recibido la subvención de la Diputación, y los trabajos están siendo coordinados con la Agencia Ura y la agencia de desarrollo Gieki. El proyecto une tres de los objetivos medioambientales de la Comunidad Autónoma: la defensa de las especies autóctonas, la erradicación de los exóticos invasores y la recuperación del hábitat.

Se pretende, asimismo, llegar a un acuerdo con los propietarios de las zonas que sean del ámbito privado, y si hubiera interés para ello, realizar el mismo trabajo de erradicación en esas riberas privadas.

La campaña incluye la realización de la cartografía de las siguientes especies invasoras, con el fin de estudiar la efectividad de los trabajos de erradicación de los últimos cuatro años: 'fallopia japonica', 'helianthus tuberosus', 'cortaderia selloana' y 'buddleja davidii'. Posteriormente se actua contra dichas especies, tanto de modo mecánico como químico. En primer lugar se cortan las plantas y después se aplica herbicida en los nuevos brotes. Y, por último, se realizan las plantaciones de especies autóctonas en aquellas zonas que se hayan priorizado mediante la cartografía.

La campaña ha incidido especialmente en el río Araxes, ya que la Unión Europea lo denomina como Zona de Especial Conservación (ZEC) por su alto valor e interés medioambiental. Por ello, cuenta con una ley de protección específica y gracias a este proyecto se llevarán a cabo las acciones que requiere el plan de gestión del ZEC.

Asimismo, durante la campaña escolar, los expertos de Aranzadi fueron explicando a los alumnos cómo las plantas invasoras desplazan a las especies autóctonas, modifican nuestro ecosistema y perjudican el hábitat natural del río. Se trajeron hace años de otros países por motivos ornamentales y han acabado por erigirse en un problema de gran calado y difícil erradicación. Todas ellas se reproducen con mucha facilidad. Cada flor de Buddleja, por ejemplo, puede llegar a producir hasta 40.000 semillas, que se dispersan a través del viento.

Los alumnos y alumnas de educación secundaria, además de identificar estas especies, han aprendido a descargar toda la información recopilada en la página web ornitho.eus, una plataforma europea de recopilación y divulgación de información naturalista, iniciativa de Aranzadi Zientzia Elkartea junto con el Gobierno.

Las especies invasoras suponen la segunda razón de pérdida de biodiversidad del planeta, después de la deforestación. Desde hace unos pocos años, además, son un tema de trabajo recurrente a nivel comarcal en el río Oria, a través de la agencia de desarrollo Tolosaldea Garatzen.Y seguirán siéndolo también en los años venideros.

Fotos

Vídeos