Lluvia providencial a gusto de todos

Exquisitas ciruelas disponibles en varios puestos. / ALBERDI

Los horticultores esperan un repunte de las hortalizas de esta época

PABLO ALBERDI TOLOSA.

A veces llueve a gusto de todos. Esa es la conclusión con matices que podríamos extraer de la jornada de mercado de ayer sábado en Tolosa, en la que tras un buen número de días de mucho calor y una primavera muy seca, ha llovido a lo largo de toda esta semana. Lluvia providencial como atestiguan nuestros prados y bosques, que en cuestión de días, han pasado de un ocre casi pardo preocupante, a un verdor más propio de nuestras latitudes. El beneficio ha sido general, y aunque en algunos campos como el frutícola comentaban de la reacción negativa de algunos cultivos al contraste de temperaturas tan acusado, mostraban agradecimiento para con las lluvias.

La lista de micológicas parece que se va a ver afectada positivamente, y tratará sin duda de remontar una año bastante negativo, asociado a una primavera seca que nos ha dejado una franca escasez de zizas de primavera. Las gibelurdinas presentes en varias mesas de recolectores locales daban fe de que parece que las tornas van cambiando, y de que vamos a disfrutar de un verano pródigo.

Destacar asimismo las caras de los horticultores, que además de contar con cifras de ventas interesantes, esperan el claro repunte de las hortalizas que acompañan en esta época. Aseguraban que las huertas de campo libre han vivido un cambio espectacular. El riego por goteo o por inundación se muestra claramente insuficiente con temperaturas que superan los 30 grados, por lo que la mayoría de los cultivos de hoja empezaban ya a dar muestras de raquitismo. La lluvia ha sido providencial. Se han limpiado, abierto y agrandado de forma clara, y vendrán productos como la lechuga, la acelga o las vainas que van a ganar de manera espectacular. Otras van llegando como novedades a las distintas mesas: Remolachas de campo libre, zanahorias de excelente aspecto, guindillas de Ibarra, pimiento de gernika, pimiento choricero, vaina lisa y redonda de campo libre, tomates de excelente factura o calabacines y pepinos de tersura perfecta.

Destacar y apoyar desde estas líneas la iniciativa que emprendió hace ya más de dos años Aitor Otaegi. En torno al euskal txerria, ha abordado un proyecto de recuperación y apoyo a una raza en peligro de extinción basándose en la elaboración y venta artesanal de productos de calidad superior. Se trata de un proyecto transfronterizo, de carácter europeísta, que nos sitúa una vez más como una región abierta al mundo, que se apoya para ello en sus raíces y su herencia. Los exquisitos chorizos, salchichones y patés que elaboran son excelentes embajadores de Tolosaldea, al igual que las morcillas y derivados que cada vez más profesionales adaptan a sus cartas.

El taller en torno a la leche y derivados dirigido a niños celebrado ayer como bajo el impulso del ayuntamiento seguro que despertó el gusanillo de muchos txikis. Un aplauso a la iniciativa.

Fotos

Vídeos