Lauburu y Laskorain se afianzan en la zona media tras sus últimos empates

Andoni Agirrezabala. /  ROYO
Andoni Agirrezabala. / ROYO

DV TOLOSA.

Lauburu logró un meritorio empate en tierras aragonesas ante el Pinseque (2-2). Pese a que sumar en una cancha como la del Pinseque siempre es motivo de satisfacción, el partido disputado en la cancha zaragozana dejó al Ibarra con un sabor agridulce. Sobre todo porque el cuadro local llegaba al choque con su plantilla mermada por alguna baja considerable. Pese a ello, el equipo aragonés cuajó un gran encuentro y en fases del partido superó al Lauburu en intensidad. Los morados, por su parte, supieron reponerse a un resultado adverso de 2-0, empatando el partido y completando una segunda mitad que les hizo merecedores de haber conseguido un botín mayor. El equipo se sitúa en la zona media y debe centrarse en los aspectos a mejorar.

En Tercera División, Laskorain empató a dos ante el Lagun Onak un partido que dominó de principio a fin y que mereció ganar por goleada. Los visitantes llegaron poco más de dos veces a portería y los tolosarras unas treinta, pero no tuvieron suerte. Además, sufrieron una expulsión más que rigurosa y una actitud pésima de los árbitros, a quienes se les fue el partido de las manos. Perdonaron expulsiones a los rivales y dejaron pegar y decir todo lo que quisieron. Laskorain acabó muy indignado con el arbitraje. «Tenemos la sensación de que no nos respetan por ser los mas jóvenes de la categoría», lamenta el entrenador Urruzola.

El equipo amarillo pecó de inexperto. «Debemos aprender que estamos en una liga llena de veteranos con muchísima experiencia», dice Xabi. «Ya es la segunda vez que nos adelantamos en casa ante un equipo inferior y en lugar de parar el partido lo volvemos loco. Si no cambiamos eso, no vamos a ningún lado», concluye.

Fotos

Vídeos