Gabriel de Maeztu: «Nos lanzamos dejando atrás un mundo cómodo para nosotros»

El tolosarra Gabriel de Maeztu, miembro fundador de la start-up Iomed. / IÑIGO ROYO
El tolosarra Gabriel de Maeztu, miembro fundador de la start-up Iomed. / IÑIGO ROYO

La start-up Iomed, del tolosarra Gabriel de Maeztu, recibe dos premios al proyecto innovador y mejor valorado por su plataforma de gestión de historiales clínicos

ELENE ARANDIA TOLOSA.

El 'big data' o la inteligencia de datos es todavía una asignatura pendiente en las facultades de Medicina, no, en cambio, en el sector, donde en los últimos años ha comenzado a realizar el camino hacia un cambio de paradigma y se encuentra inmersa en la transición hacia una medicina basada en algoritmos que, según los expertos, permitirá un modelo predictivo personal para cada paciente y llevará a la detección precoz de muchas enfermedades.

Iomed es una start-up fundada por el médico tolosarra Gabriel de Maeztu que ha creado un programa informático o «motor de inteligencia artificial» que en este caso funciona como software bajo licencia, que es capaz de resumir todos los datos generados en los hospitales, analizarlos y sacar conclusiones para después investigar y diagnosticar.

Su plataforma -DataMed- ordena y procesa información no estructurada con la ayuda del médico, durante el transcurso de una consulta médica, de manera que los datos introducidos en las historias clínicas son analizados y se mejora su visualización. «Hemos unido dos mundos que tecnológicamente están muy alejados. En la salud faltaba buscar una manera de trabajar agradable para los médicos con los ordenadores con una interfaz sencilla para el manejo de la información, para poder hacer una historia clínica que sea representativa del paciente, no de los diferentes eventos que ha tenido», explica Maeztu.

Su experiencia en un hospital y el arduo trabajo de revisar 400 historiales médicos, «mano a mano» y archivar toda esa información en un documento Excell, llevó al tolosarra a pensar en una solución técnica. A través de este servicio clínico, los médicos pueden analizar cuántos pacientes sufren una determinada enfermedad, predecir y orientar los gastos y compras de fármacos y conocer mejor a su población. «Se sabe exactamente cuántas aspirinas se han proporcionado, dado que los programas informáticos que se utilizan para ello están muy bien diseñados, pero no se sabe, por ejemplo, cuántos pacientes han venido expectorando sangre. Si los médicos quisieran realizar un estudio tendrían que consultar los historiales clínicos de sus pacientes uno por uno. Y, en cambio, si tienes un ordenador que realiza ese trabajo intermedio de manera automática te va a permitir realizar mejor tu trabajo y sacarle rendimiento», añade el tolosarra.

La actividad de Iomed ha estado dirigida especialmente en Barcelona, ciudad en la que residen sus tres miembros y equipo de trabajo, y donde actualmente trabajan con varios hospitales catalanes. Con el tiempo, sin embargo, la idea es situar su equipo técnico en el País Vasco.

«Cualquier empresa sabe a final de mes cuánto ha vendido, cuánto tiene de margen... y eso en medicina no existe, y si existe le falta detalle. Todavía hay mucha barrera entre el trabajo de los médicos y su conocimiento sobre la tecnología, esto hace que no esté adaptada a ellos y que no sepan sacarle partido. Pero, vemos que lo agradecen cada vez más, se dan cuenta de que los resultados son para ellos y que pueden aprovechar su trabajo. Intentamos cubrir ese hueco», añade.

Dos reconocimientos

Su proyecto empresarial ha sido premiado en varias ocasiones y recientemente ha recibido reconocimiento por parte de dos empresas,un paso importante para recibir subvenciones y darse a conocer en el sector. A comienzos del pasado mes de julio, participaron en el congreso 'Université de la e-santé' en Francia, donde obtuvieron el premio de los internautas al «proyecto mejor valorado» entre todos los presentados en el congreso, de la mano de la empresa Alcatel-Lucent.

Esa misma semana, su proyecto fue reconocido como empresa en el ámbito de la salud con el Premio Ogilvy Upcelerator entre un total de veintiún proyectos empresariales presentados, en la XXII edición del Foro de Inversión de Acció, uno de los foros de inversión más reconocidos de Cataluña. «Comenzamos como un proyecto de investigación hace cuatro años, y este reconocimiento viene por habernos atrevido a dar el paso y lanzarnos dejando atrás un mundo cómodo para nosotros», señala el tolosarra.

Fotos

Vídeos