Joan Vaello (Psicopedagogo y profesor-tutor de la UNED): «En la educación, deberíamos ver los problemas como retos a resolver»

El Topic acogerá esta tarde la conferencia sobre educación ofrecida por Joan Vaello./LUSA
El Topic acogerá esta tarde la conferencia sobre educación ofrecida por Joan Vaello. / LUSA

ELENE ARANDIATOLOSA.

'Soluciones y oportunidades'. Hoy, a Las 17.30 horas en el salón principal del Topic, y organizada por los centros escolares Samaniego-Orixe, el experto Joan Vaello ofrecerá la conferencia 'La gestión del aula. Los conflictos como oportunidades', quien tratará de inyectar optimismo pedagógico y transmitir los valores para dirigir el mundo de la enseñanza hacia una «cultura de soluciones». Actualmente jubilado, Vaello ha sido profesor de Secundaria, exdirector, y actualmente es profesor-tutor de Psicología General y Psicología Evolutiva en la UNED de Benidorm, autor de varias publicaciones, completa su labor educativa con una gran cantidad de conferencias y una cada vez más amplia bibliografía, donde va desgranando temas como las habilidades sociales, la inteligencia emocional y la gestión y resolución de conflictos en el aula. Vaello parte de la filosofía «proactiva» en la educación, y la cultura de solución de 'problemas'. Asimismo, opina que el secreto o la mejor receta en la enseñanza no consta tanto en transmitir conocimientos sino de «contagiar las ganas».

-¿Cómo es el alumnado de hoy día?

-El alumnado de hoy día tiene perfiles similares a las de generaciones anteriores, y otros diferenciales. Se parecen en que, cuando hay una educación obligatoria, ahora y antes, siempre hay alumnado que no tiene motivación por el estudio y, a veces, algunos alumnos acaban generando problemas de comportamiento. Esto ocurre ahora y ocurría antes. Actualmente, ocurre también que hoy es más fácil distraerse y más complicado concentrarse. La calle y el cibermundo distraen mucho; y la adicción a las distracciones se trabaja en los centros escolares y las familias se preocupan un poco más por combatirlas o aumenta la dilución y las distracciones, y disminuye la motivación.

-Dice que la escuela todavía no ha acertado en saber dar una respuesta a ese alumnado...

-Creo que hay una deficiencia por parte de las administraciones, sobre todo, en Secundaria, pero en cualquier nivel también, y es que no contar con que el profesorado nuevo que se va incorporando tiene que saber gestionar su alumnado. El profesorado debería tener una formación básica muy práctica sobre cómo gestionar su aula. Pero, el gran reto pendiente no es que se formen más los profesores, sino también los profesores que no tienen gran interés de asumirlo.

-¿El factor que verdaderamente afecta no es es, quizás, el modelo-sistema educativo tradicional en el que todavía se basa la escuela?

-Por supuesto. Cuando el profesorado se encuentra con problemas prácticos, no sabe cómo resolverlos y, sin embargo, si está más seguro en una clase más académica y ligada a los contenidos termina refugiándose en ellos. Para mí, la gran mejora del sistema educativo no está en el profesorado implicado y preparado, sino en conseguir que no pase a este sector profesorado que no está preparado, y que no tiene intención de gestionar esto.

-¿Qué opina sobre la transición que están viviendo muchos centros escolares hacia una educación no sólo académica?

-Me parece fantástico; las viejas fórmulas ante los nuevos retos sociales no sirven, por lo que hay que cambiar. Me parece bien cualquier esfuerzo por innovar y cambiar, y si va en la línea de acercarse a una escuela inclusiva e integral que educa todo, es decir, preparar al alumnado para que sepa más, pero también procurar socializar para que se respete más, educar las emociones para que sea más feliz, educar la motivación para que se marque metas y se esfuerce en conseguirlas, y entrenar la concentración para que sea capaz de encontrar espacios libres de distracciones en el estudio y formación personal.

-¿En qué se basará su ponencia?

-Trabajo la gestión del aula; esto es, la capacidad del profesorado de gestionar todo lo que ocurre en el mismo. No están presentes únicamente los conocimientos, también los conflictos. Hay dos actitudes: una, quejarse sin buscar soluciones, la cual me parece improductiva y tóxica que además termina generando malestar. La otra actitud es no quejarse, identificar los problemas y ponerse a trabajar desde una cultura de buscar soluciones, combatiendo, por supuesto, la cultura de la queja y del 'es que...'. En la educación deberíamos ver los problemas del alumnado como retos a resolver y como oportunidades, y no tanto como enemigos a combatir. Cualquier conflicto en el alumnado es una señal para que el profesorado intervenga con actitud de saber que eso forma parte de su misión y con la preparación suficiente para tener numerosas estrategias que aplicar y que sirvan como antídoto. En la conferencia de hoy, hablaré sobre estrategias más concretas, pero desgranaré la filosofía que defiendo, la proactividad; la cultura de soluciones. Sobre esa filosofía, plantearé problemas e intentaré aportar soluciones concretas y sugerencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos