San Isidro labrador, ¿el 15 de junio?

Espárragos y alubias en la mesa de Begoña Aristi.
/ALBERDI
Espárragos y alubias en la mesa de Begoña Aristi. / ALBERDI

Parece que habrá que retrasar la fecha que marca el punto de inflexión entre la fase fría del año y la caliente

PABLO ALBERDI TOLOSA.

El fresco y la elevada humedad están tan asentados ya en el imaginario colectivo que nos parece que ni siquiera hace frío. No es así para las plantas que crecen lentamente en las huertas que con tanto esmero están cuidando los productores en un invierno mucho más frío que los pasados recientemente. Dicen algunos veteranos que se están cumpliendo todas las 'lege zaharrak', y que lo que estamos viviendo es lo que solíamos vivir hace décadas. Que se están cumpliendo todas las escrituras al respecto; desde témporas, 'esaera zaharrak', fases lunares e incluso calendarios zaragozanos.

Otros, tomando el día de San Isidro labrador, 15 de mayo, como fecha clave en el año para el punto de inflexión entre la fase fría del año y la caliente, y la que a su vez marca el inicio de ciertas labores asociadas a ese cambio, como son la siembra de las alubias y maíz en nuestra comarca; hablan claramente de que este año vamos a tener que trasladarla al 15 de junio, visto el indiscutible retraso de cerca de un mes que llevan la mayoría de los cultivos.

Veremos, y cualquier caso y aterrizando en las mesas de nuestra azoka ayer nos encontramos con ciertos productos clave, que ya marcan la llegada de la primavera, retrasada, eso sí. Vimos las primeras setas de marzo, o Hygrophorus marzuolus, que suelen gozar de gran aprecio por parte de los compradores, aunque este año excepcionalmente tendrán que competir con las exquisitas zizas de primavera que han llegado a la vez debido a las inclemencias meteorológicas. Hubo además unos impecables hongos que hacían dudar a más de un devoto de las zizas o los marzuolus.

Otro foco de atención se dirige estos días a los puestos de verdura, donde ofrecen ya guisantes y habas, ambos de invernadero, y espárragos frescos de campo libre. Muy reseñables ayer los de Begoña Aristi, que ofrecían calibres y longitudes dignos de cualquier campo de los inundados en la ribera Navarra. Parece que tras la iniciativa de hace años de las hermanas Izaguirre, que los ofrecen siempre, han venido para quedarse, y cada vez son más los productores que se animan con un producto tan exquisito y saludable.

El queso nuevo del país es otro de los productos que semana tras semana llena carros y bolsas. Es delicioso, saludable,sostenible y parte casi de nuestra idiosincrasia. Sorprende ver los rostros de los visitantes que lo prueban en los distintos puestos, o de los que toman un pintxo en el puesto de Lurretik sukaldera, que apuesta siempre por los productos a la venta para base de sus preparaciones. Ambos, un 'must'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos