Gure Zirkua despega en Tolosa

La carpa de circo, de momento, se situará en el interior de la plaza de toros. / FOTOS IÑIGO ROYO

ELENE ARANDIATOLOSA.

Han pasado muchos circos por Tolosa, pero ninguno había captado tanta atención como este. Se trata de Gure Zirkua, el primer circo vasco, cuyo impulsor, el actor tolosarra Iker Galartza, ha apostado por instalar su carpa en el interior de la plaza de toros del municipio. Tras un acuerdo con el Ayuntamiento de Tolosa, el proyecto continúa su marcha. Tanto es así, que iniciará su andadura ofreciendo sus primeros espectáculos a finales de este mes.

Tras la inauguración, que tendrá lugar el jueves 28 de septiembre, y que estará dirigida al público adulto, el circo ofrecerá una sesión infantil el viernes, y dos el sábado y el domingo, por la mañana y por la tarde. Las entradas se pondrán a la venta a partir de mañana en la taquilla de la plaza de toros de Tolosa, en horario de 17.00 a 20.00 horas.

EL DATO

28
El jueves tendrá lugar el estreno de Gure Zirkua, en una sesión que estará dirigida al público adulto.
Sesiones
El jueves a las 20.00, inauguración; viernes a las 19.00; sábado y domingo, a las 12.00 y a las 16.00 horas.
Entradas
Se pondrán a la venta a partir de mañana (17.00-20.00) en la taquilla de la plaza de toros. La sesión para adultos costará 10 euros, y las infantiles 8 euros.

Al preguntarle sobre si esta es otra de sus ilusiones, el actor lo tiene claro. «Los sueños más bonitos no son los que se cumplen una vez, sino los que te mantienen siempre activo, cumpliéndolo durante mucho tiempo. El proyecto de Poxpolo terminó, y gracias a que pudimos cerrarlo hemos podido dar comienzo a otro, fruto de un proceso natural».

La magia de este espectáculo artístico le atrapó durante la niñez, y el parpadeo de las luces sombrías de su trastienda e incluso el proceso creativo, al igual que en el teatro, lo han acompañado hasta el día hoy.

Sin embargo, no fue hasta hace año y medio cuando la idea comenzó a materializarse. «Llevaba tiempo buscando una carpa de circo hasta que di con esta en Internet, como aquel que se compra un mueble o un libro. Estaba en Francia, en un pequeño pueblo fronterizo con Luxemburgo. Pertenecía a una familia de artistas que se había retirado hace años, y fui a por ella con la ayuda de un amigo», cuenta el actor.

Desde julio, Iker y su equipo han trabajado en la construcción y el diseño de este nuevo espacio personalizándolo hasta el último detalle. «He contado con la ayuda y colaboración de muchísima gente de mi alrededor a la que estoy tremendamente agradecido: mi familia, el actor y amigo Joseba Usabiaga, los miembros de la compañía Poxpolo, Mokolo ta Konpainia, amigos, miembros de la sociedad Gure Kaiola, amigos, miembros de la Peña Frascuelo, comercios como Garikano Toldoak, Tindu o Alki-anoeta, Iñaki Lopetegi, Martínez, y mención especial a mis suegros y a Periko Olano, pieza clave durante estos últimos dos meses», añade el actor.

Un circo clásico

Gure Zirkua es un proyecto atemporal, donde la carpa de circo se convertirá en un espacio escénico que podrá ser utilizado para diferentes usos. Será un circo familiar donde se trabajarán disciplinas artísticas clásicas, se caracterizará, sobre todo «por ser alegre» e incluirá funciones con acróbatas, malabaristas y payasos. «No somos gente que ha nacido en el circo, y en mi caso, compagino este trabajo con muchos otros, por lo que, en un principio realizaremos giras pequeñas en momentos concretos del año. El resto de los meses el circo estará fijo y será un espacio de entrenamiento y de ensayo más para todo el equipo de trabajo. Apostaremos por aventuras pequeñas y enriquecedoras», añade Galartza.

Tras el estreno, el proyecto continuará con su recorrido en primavera debido a las obras de rehabilitación del recinto que ha iniciado el consistorio. Mientras tanto, ante la «negativa» de subvenciones públicas y el «vacío legal» de esta modalidad artística, Iker seguirá trabajando en su gestión, ya que una vez se instale de nuevo la carpa de circo, su intención es comenzar a trabajar en la creación de una escuela de circo, primera en Gipuzkoa dentro una carpa estable, que ofrecerá distintas modalidades del arte circense, y que tendrá como objetivo convertirse en un punto de encuentro de artistas vascos.

Fotos

Vídeos