La gran romería de Udaberri

La Larrain Dantza en el Triángulo con los dulzaineros y la fanfarre de Udaberri.
La Larrain Dantza en el Triángulo con los dulzaineros y la fanfarre de Udaberri. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO IÑIGO ROYO

Más de 300 personas se reunieron ayer para celebrar la romería que unió a las seis generaciones de la historia de Udaberri

ELENE ARANDIA TOLOSA.

Vestidos o no con traje de artzai-andre, el día de ayer puso a bailar a todo aquel que se arrimara al lomo de Udaberri. Bajo el nombre 'Dantza dezagun Tolosa', Udaberri Dantza Taldea celebraba ayer su gran día, el acto central de la programación de actividades organizada este año con motivo de su 60 aniversario. La gran romería tenía como objetivo reunir tanto a las seis generaciones que han formado parte a lo largo de estos años de la historia de esta agrupación como a la gente de la calle en torno al baile y la música.

Así, por la mañana seis cohetes dieron inicio a la kalejira que partió del Triángulo acompañada de txistularis, dulzaineros y la fanfarre del propio Udaberri, cuyos músicos sacaron a relucir todo un variado repertorio de piezas tradicionales.

El día, nublado y lluvioso, sin embargo, no chafó el plan, las txapelas y pañuelos protegían a los dantzaris, y la jornada permitió disfrutar de muchos momentos sin agua.

Entre ellos se encontraban Imanol Irastorza, Jexux Mari Jauregi e Iñaki Olaizola, este último, una de las seis personas de la primera generación de esta agrupación que acudió a la cita de ayer. La historia de Udaberri comenzó con ellos, pero la kalejira y su primera parada en López Mendizabal también.

A pesar de la lluvia, se atrevieron a salir a bailar por primera vez la Jota de Fitero, una jota que se caracteriza por ser sencilla para que todo el mundo la pueda bailar, pero que ha requerido sus respectivos ensayos.

«Empecé a bailar en los Sacramentinos con catorce años. Ha pasado mucho tiempo desde entonces, hemos envejecido y son muchos años sin bailar. Pero es bonito volver después de tanto tiempo, y ver cómo lo hacen los jóvenes hoy día. Seguiremos con la kalejira, la danza de Larrain, luego la comida, cantaremos y bailaremos mucho, y ya veremos qué pasa», contaba Olaizola al término del baile.

Tras la kalejira y el poteo musical llegó el momento de la Larrain Dan-tza, el 'baile de la era', un acto multitudinario que puso a bailar a los dantzaris y el público en la plaza del Triángulo pañuelos en mano. Después, vino la comida popular en la Alhóndiga, donde finalmente se congregaron más de 300 personas.

La jornada finalizó con el ambiente que encendió la txaranga Jainekin por las calles a media tarde, y la verbena-romeríade Gozategi en la plaza Euskal Herria. Udaberri continúa celebrando su año, y la próximo cita lo ha marcado para el 7 de octubre en el Tinglado, donde realizará un desfile especial de trajes de baile tradicionales que mostrarán modelos desde Bizkaia a Zuberoa.

Temas

Tolosa

Fotos

Vídeos