Yon González: «Queremos volver a EBA pero sin perder la cabeza, y con los jóvenes»

Yon González, dando explicaciones en un partido de la temporada en Usabal.
Yon González, dando explicaciones en un partido de la temporada en Usabal. / IÑIGO ROYO
Entrenador del Redline TAKE de baloncesto

El entrenador urdiña valora los puntos fuertes y débiles de la temporada, y se plantea el reto de volver a la categoría perdida

JUANMA GOÑITOLOSA.

El Take perdió la categoría pero mira al futuro con optimismo. El entrenador, Yon González, repasa en esta entrevista cuáles han sido las claves del descenso, los puntos fuertes y débiles del equipo, y también anuncia el reto de volver a la liga EBA «pero sin perder la cabeza y dando siempre oportunidad a la cantera y a los más jóvenes».

-Ha pasado más de un mes y parece que el descenso está ya asimilado, es historia, hay que mirar hacia adelante ¿no?

-El descenso no deja de ser un descenso pero con el tiempo valoramos el esfuerzo y el trabajo realizado durante una dura temporada. Cuando todo el mundo pensaba que habíamos tirado la temporada, trabajamos aún mas duro. Pese a bajar, estamos orgullosos del trabajo realizado. Bajamos por 'average' en un triple empate; tocamos la salvación, pero no fue posible.

«A pesar del descenso, ha sido una temporada para estar orgullosos del equipo y la afición»

-Quizás era un buen momento para descender, teniendo en cuenta que se retiraban jugadores muy importantes y que dará más tiempo para ensamblar el equipo en una categoría menos dura...

-El equipo necesita recambios poco a poco. Este año, como en anteriores, hemos tenido a jugadores juveniles y cadetes entrenando con el primer equipo. Tenemos claro cuál es el proceso que deben tener los jugadores para llegar al primer equipo. Trabajamos para que lo hagan, sea la categoría que sea, pero también es verdad que en una categoría inferior podrían tener responsabilidades desde el primer segundo y no entrar en el equipo desde un papel secundario.

-Está claro que si la temporada llega a durar un par de semanas más, el equipo se habría salvado...

-De eso estamos seguros. Los jugadores llegaron a un nivel de confianza que nos hacía ser competitivos contra cualquiera. El equipo creció muchísimo. Tuvimos que cambiar a medio equipo, rehacer nuestro ataque y nuestra defensa, hacer crecer individualmente a cada jugador... Fue un proceso largo, pero siendo sabedores de quién somos y de dónde venimos; ha sido una temporada como para estar orgullosos.

-¿Cuáles han sido, a su juicio, las claves del descenso?

-Los 'averages' del inicio de temporada, cuando el equipo estaba en construcción, nos condenaron. Bajamos en un triple empate y de tener mejores resultados al inicio quizá ahora estaríamos hablando de la salvación. También tuvimos unos partidos claves en los que perdimos en finales igualados como Egüés allí, y Universidad de Burgos y Mondragon en casa. Fueron ocasiones perdidas de las que nos acordamos ahora.

-El equipo ha sido irregular. Ha alternado muy buenos partidos con otros en los que incluso se ha ido y ha estado por debajo de sus posibilidades. ¿Por qué ha ocurrido?

-La juventud del equipo nos daba inconsistencia defensiva por momentos y cuando no éramos consistentes, los resultados han sido nefastos. La Liga nos ha exigido estar al 120% cada partido. Cuando no hemos sido duros, no nos quedaba más que ver como pasaban las locomotoras de la liga. Según avanzaba la temporada, cada vez hemos sido más consistentes y ésta ha sido una de las claves.

-El sitio natural del TAKE es la liga EBA, esto parece claro. ¿El retorno es el objetivo incuestionable?

-EBA es una categoría preciosa. Grandes rivales, grandes pabellones... Queremos volver cuanto antes pero sin perder la cabeza. Tenemos que reemplazar a varios veteranos y su legado es muy largo. Subiremos a jóvenes al primer equipo, trabajaremos con ellos para que mejoren semana a semana. Sin perder la cabeza y aprovechando oportunidades, queremos volver a la categoría.

-¿Cree de verdad que tienen la mejor afición, como suele decir?

-La afición es nuestro gran valor. Cuando peor estaba el equipo, mejor estaba la afición. Nos hemos sentido respaldados en todos los partidos de la temporada y en muchos con desplazamientos masivos. En los peores momentos, la afición y la gente que teníamos por detrás, era la razón de seguir adelante.

-El TAKE es un equipo de cantera. ¿El relevo está garantizado?

-El año que viene tendremos un gran equipo juvenil que trabajará de la mano con el filial y el primer equipo. Tenemos que ir introduciéndoles poco a poco en el baloncesto sénior, pero sin olvidar su trabajo de preparación física y sus entrenamientos de técnica individual. Más abajo, la escuela de baloncesto tiene una gran salud y con cientos de niños, tenemos desde luego el futuro más que asegurado.

-A día de hoy, ¿qué bajas y altas están confirmadas?

--A día de hoy, las bajas confirmadas son las de Jon Azaldegi, Kaiet Vidaurre y Julen Aranzabal. Trabajamos para que Mikel Basterra siga en el equipo. Las altas llegarán desde el filial y el júnior. Sí algún jugador de fuera quiere incorporarse, no cerramos las puertas siempre y cuando mejore al equipo, pero es una opción poco probable. El resto del equipo ha confirmado su continuidad.

-¿Va a seguir al frente del primer equipo como entrenador?

-Salvo sorpresa, seguiré. Me siento en deuda con el club, trabajaré para devolverlo a su sitio, la Liga EBA.

-¿Alguna reflexión adicional que quiera compartir con los lectores?

-Por un lado, dar las gracias a la directiva, afición y a toda la gente del club por cerrar filas y sacar ese sentimiento de club en los momentos donde los resultados no acompañaban. La gente era consciente de que estábamos trabajando duro, y su paciencia nos ha dejado sacar ese trabajo al final de la temporada. Y, por otro lado, considero que el descenso es una oportunidad para reinventarnos y volver a trabajar a más largo plazo. ¡Volveremos!

Temas

Tolosa

Fotos

Vídeos