Comercios centenarios

Joseba Urretabizkaia y Josemi Saizar, con el libro que han editado y que se presentará mañana.
/ROYO
Joseba Urretabizkaia y Josemi Saizar, con el libro que han editado y que se presentará mañana. / ROYO

Mañana se presenta el libro sobre las tiendas más antiguas de Tolosa

JUANMA GOÑI TOLOSA.

Pocas poblaciones podrán presumir de contar con tantos comercios centenarios como Tolosa. El fotógrafo Joseba Urretabizkaia y el escritor Josemi Saizar han recopilado la historia de veinticuatro de ellos en un libro que será presentado mañana, lunes (20.15, Tinglado), en un acto que servirá también para homenajear a estos emblemáticos establecimientos de la villa.

La publicación -muy cuidada en su edición, en sus detalles-, recoge la vida de estos veinticuatro comercios, con textos de su historia y muchas fotografías, tanto antiguas como actuales: Aizpurua, Amiano, Arregi, Ayerza, Bronte, Eceiza, Gabirondo, Gorrotxategi, Ibáñez-Gozona, Iruiñ, Lardiés, Longarón, Malumbres, Muñagorri, Olarreaga, Oñativia, Orús, Patxo, Sarasola, Villanueva, Zabaleta, Zamarripa-Argizti, Zumeta y Zunzunegi. Gabirondo, que data de 1878, es el más antiguo. También datan del siglo XIX Longarón, Amiano y la fontanería Zabaleta.

Nombre del libro
'Comercio centenario de Tolosa, 100 urte jendeaurrea', de Josemi Saizar y Joseba Urretabizkaia.
Qué recoge
La historia de 24 comercios centenarios de Tolosa, con fotos antiguas yrecientes.
Presentación
Mañana, lunes, 20.15, Tinglado, en la fiesta de la asociación Tolosa&Co.
Edición limitada
Se han editado sólo 150 ejemplares, a 35 euros. Pueden adquirirse mañana en el Tinglado, y también en Babel, librería Aranburu y bar Itaie.

¿Cómo surgió la idea de preparar esta publicación? Josemi responde: «Atraídos por el aspecto antiguo de algunas tiendas de Tolosa, pensamos que sería interesante editar un libro que recogiera su historia. Joseba y yo ya habíamos tratado otros temas locales; vimos que aquí había material para conformar un proyecto interesante».

Inicialmente, a la hora de abordar el trabajo, sus autores se fijaron sólo en los establecimientos que mantienen aún muebles y accesorios antiguos. «Pero nos dimos cuenta -apunta Saizar-, de que también había otras tiendas de aspecto moderno, ya reformadas pero con muchos años de historia. Entonces decidimos establecer como criterio selectivo una antigüedad de unos cien años aproximadamente, y también fijamos como requisito que se hubiera mantenido siempre la misma familia al frente del negocio».

Los autores han completado la lista preguntando en las tiendas, y les han sido muy útiles las revistas y programas de fiestas antiguos, donde aparece publicidad de ellas. «Así hemos pasado de la media docena que pensábamos al principio, a los veinticuatro que han salido al final en el libro», expone Josemi.

Los autores han hablado con las familias. En algunos casos con varias generaciones de ellas, y también han tenido en cuenta la documentación que les han aportado. Joseba ha realizado muchas fotografías, tanto de los protagonistas como del propio interior de las tiendas, y ha reproducido fotos antiguas que les han cedido.

Saizar y Urretabizkia no tienen dudas al responder cuando se les pregunta qué es lo que más les ha sorprendido de su trabajo investigador: «Que Tolosa ha sido históricamente, y sigue siendo, un centro comercial importante», aseguran. Josemi duda de que haya en Gipuzkoa y otras provincias «tantos establecimientos con tantos años y regentados por las mismas familias».

El autor señala que hay algunos apellidos en Tolosa que sólo se asocian a un comercio, porque no son originarios de aquí. «Son los casos de comerciantes que vinieron de otras provincias cercanas porque en su momento no veían futuro allí y decidieron establecerse en Tolosa», cuenta. Pone los ejemplos de Malumbres y Villanueva, que llegaron de Navarra camino de América, «pero viendo que Tolosa era una villa dinámica, abrieron aquí su comercio y todavía lo mantienen sus sucesores». También detalla que Orús y Lardiés provienen de Huesca, y Longarón e Ibáñez, de Cantabria.

Muchos de los comercios históricos reflejados se han ido renovando y adaptando a los nuevos tiempos. «Al principio llegamos a pensar que estábamos 'cerrando' tiendas, ya que las primeras entrevistas fueron con negocios que no tienen sucesor en la propia familia», relata Saizar. «Luego hemos entrevistado a otras familias -añade-, en las que el relevo generacional sí está asegurado: Villanueva, Bronte, Eceiza, Olarreaga, Zabaleta...». Aunque también es cierto que las expectativas no son halagüeñas en todos los casos, y hay otros que tienen pocas esperanzas de que algún familiar continúe con el negocio.

Las tiendas incluidas en la publicación han conocido bastantes cambios a lo largo de su larga historia, teniendo en cuenta siempre la oferta y la demanda. Hay algunos que incluso han cambiado el género de venta desde los comienzos hasta la actualidad: Ayerza, Iruiñ, Amiano, Malumbres, Zunzunegi, Zamarripa, Oñativia... «Es indispensable adaptarse a los tiempos para poder seguir trabajando cara al público. Son establecimientos cercanos, familiares, que ofrecen un trato directo, algo que no pueden proporcionar ni Internet ni los grandes almacenes, sus actuales competidores. Y encima dan vida a un pueblo», resume con tino el autor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos