La Casa de los gigantes y cabezudos

A la izquierda, imagen actual del espacio que el Ayuntamiento ha cedido a la comparsa, reformada y acondicionada, con su nuevo aspecto para el proyecto 'Erraldoi eta Buruhandien Etxea'. Abajo, Iñaki Moyua e Idoya Otegui, junto a las figuras que viajarán a Japón./IÑIGO ROYO
A la izquierda, imagen actual del espacio que el Ayuntamiento ha cedido a la comparsa, reformada y acondicionada, con su nuevo aspecto para el proyecto 'Erraldoi eta Buruhandien Etxea'. Abajo, Iñaki Moyua e Idoya Otegui, junto a las figuras que viajarán a Japón. / IÑIGO ROYO

La comparsa comienza el año con su nuevo espacio y proyecto en el recinto Ferial, y la noticia sobre su primera salida internacional a Japón en agosto

ELENE ARANDIATOLOSA.

Son nuevos tiempos para los gigantes y cabezudos de Tolosa. El trabajo de casi veinticinco años que ha realizado la comparsa que les da vida ha dado sus frutos y este nuevo año, camino de su veinticinco aniversario, ha comenzado a materializar sus nuevos proyectos. Con la siguiente pareja de gigantes de goma «en construcción», Bordondantzari y Neskatila, quienes verán la luz este año, muestra a este diario su nuevo y ambicioso proyecto 'Erraldoi eta Buruhandien Etxea' (La casa de los gigantes y cabezudos), que desde hace un año se ubica en un ala del recinto Ferial en el barrio San Esteban.

Se trata de un proyecto «activo» que a lo largo del año tendrá una continuidad con actividades que irán dando forma al espacio. «Llegamos a un acuerdo con el Ayuntamiento para contar con nuestro propio espacio, y ya hemos empezado a trabajar. Mientras hemos estado acondicionando el espacio, dándole otro color y una forma de exposición, ya que queremos colaborar con el resto de museos, y además de realizar nuestros habituales ensayos, hemos realizado visitas con los centros escolares del municipio y de fuera de ella para que nuestros visitantes conozcan por dentro cómo es el mundo de los gigantes y cabezudos. A su vez, algunos centros han comenzado a incorporar a nuestros personajes en su material didáctico», cuenta Iñaki Moyua, miembro y responsable de la comparsa.

En total, por el local han pasado más de 1.000 escolares, y esta será una de las ramas del proyecto global, en el que también se incluirán talleres y habrá una zona creativa. «La iniciativa de Juanito Lope o la comparsa de Don Jueves Gordo, por ejemplo, son el resultado de la misma. Estos proyectos tienen como eje, a veces, a los gigantes, pero en otras ocasiones derivan a otros aspectos de la cultura popular, artístico, por el baile, la música, el arte plástico, la escultura, el manejo y animación de diferentes figuras, o el altruismo y trabajo en equipo...».

«Fue curioso, Iñaki me dijo que tenía que hablar con los gigantes para ver si aceptaban o no la invitación»

«El proyecto tiene similitudes con Gure Zirkua, puede servir de escuela e incluso para crear escenificaciones»

La nueva 'casa' de los gigantes y cabezudos será un espacio escénico más del municipio, ya que se han instalado varias gradas, donde el público, acostumbrado a disfrutar de su espectáculo en la calle, de pie, y en ocasiones de paso, podrá hacerlo de forma cómoda y cercana. Cuenta Moyua que el proyecto tiene ciertas similitudes con 'Gure Zirkua', ya que el espacio puede servir de escuela e incluso para crear escenificaciones. «Nuestro objetivo es que la visita esté dirigida tanto a adultos como menores; acercarnos con nuestros hijos, sobrinos... sirve muchas veces como excusa para hacernos niños y sacar nuestra niñez también. Daremos a conocer la historia de los gigantes y cabezudos, la de la comparsa de Tolosa en particular, el movimiento de las figuras, y nos gustaría ofrecer también talleres o cursos de modelaje, que aquí no se realizan», añade.

Japón, una nueva aventura

La comparsa acaba de hacer pública su nueva noticia. Ha sido invitada a participar en la 40 edición de Iida Puppet Festa de Japón, y durante la primera quincena de agosto viajará a Japón, donde además se reúne la Asociación de Ciudades Amigas de la Marioneta, de la cual Tolosa es parte.

No deja de ser un hito histórico, ya que además de su larga trayectoria, es la primera vez que una comparsa de gigantes viaja a Oriente. Lo hizo la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona a Nueva York a mediados de los años 60, y desde entonces no ha vuelto a ocurrir nada parecido.

La invitación llegó hace aproximadamente un año, y el sueño comienza a ser real. «En cuanto me llegó la carta de invitación oficial le llamé a Iñaki. Fue curioso, porque me dijo que tenía que hablar con los gigantes para ver si aceptan o no la invitación. Al día siguiente me llamó, y me dijo que los gigantes habían dicho que quieren ir a Japón», apunta sonriente Idoya.

«Tamiko Onagi, asesora del festival de Iida, se encontraba en Tolosa y en una de las actuaciones se enamoró de los gigantes. Es una maravilla verlos bailar, y es prácticamente imposible no quedarte atrapado», cuenta Idoya Otegui, directora del Topic. La comparsa asistirá a pesar del coste económico que este tránsito supone; además, se ha confirmado una primera parte de la financiación solicitada. «Para nosotros es todo un premio a la trayectoria, al trabajo y al altruismo. El grupo se lo merece», recalca Iñaki .

La «atracción» por los gigantes, sin embargo, no ha ocurrido únicamente con Japón, «Carole Marquet, directora del Musée de l'Ardenne de Charleville está completamente enamorada de ellos, y no es de extrañar», añade Otegui.

La colaboración entre ambas instituciones ha surgido de forma natural. «Hay una relación muy cercana entre estos dos mundos; tanto el Topic, el CIT como la comparsa intentamos poner en valor un arte popular en Tolosa, y es lógico que nos entendamos. Los gigantes no dejan de ser marionetas. En muchos países, como en Mali, por ejemplo, encontramos marionetas gigantes», señala Otegui. «Estamos hablando de mundos que son bastante parejos, donde encontramos muñecos animados y es el niño, en especial, protagonista», dice Moyua.

La comparsa viajará en su totalidad; seis gigantes, diez cabezudos, incluido el reciente de Juanito Lope, y 35 miembros. A pesar de la distancia, la «única dificultad», dicen los representantes, será el transporte del material. El peso de un gigante oscila entre los 60 y 65 kilos. «Es un material frágil y de mucho volumen. Estamos barajando diferentes posibilidades. Hasta ahora, viajar en barco es lo más factible, en ese caso las figuras tendrían que transportarse con un mes y medio, aproximadamente, de antelación. Pero puede que haya posibilidad de llevarlos en avión. La madera de las figuras hay que someterla a un tratamiento especial para poder introducirla en el país».

Una vez allí, la comparsa viajará a Iida, localidad donde tendrá lugar el espectáculo, y participará en un desfile tradicional en el que la propuesta de la agrupación vasca encaja -dicen- a la «perfección», dado el componente físico del gigante. Después, aprovecharán la ocasión de ofrecer una actuación especial en la Euskal Etxea de Tokyo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos