El Carnaval de Tolosa desafía a la lluvia

El Carnaval de Tolosa desafía a la lluvia
IÑIGO ROYO

El Domingo de Iñauteriak volvió a esa jornada caótica llena de encanto, que los tolosarras viven a tope a pesar del mal tiempo

J. GOÑITolosa

Suele afirmarse que si el carnaval de Tolosa destaca por algo es por su carácter «absolutamente desorganizado», y también por el hecho de que sea una fiesta «siempre igual, pero siempre cambiante». Basta con venir a la villa un domingo de Iñauteriak, para corroborar lo acertadas que resultan estas afirmaciones. Porque en un núcleo más bien reducido del casco urbano de la villa, se amontonan carrozas, comparsas, txarangas, gente disfrazada, vendedores ambulantes, público sin disfrazar que viene a ver la fiesta… Y si llueve, como ha ocurrido, todo se convierte aún más en una amalgama caótica de colorido, sátira, bailes, paraguas por todos los lados, ruido.. No hay desfile, a veces es imposible transitar, no hay una organización reglamentada... Es lo que tiene esta fiesta. La tomas o la dejas.

Tolosa ha sido, un año carnavalero más, un auténtico teatro al aire libre donde se han desplegado números de lo más variopintos. No ha importado la lluvia. Frente al Archivo Provincial, un grupo de jóvenes ha recreado la ‘movida madrileña’, y otro ha escenificado bailes con títeres de hilo llegados de todo el mundo.

En una de las aceras más concurridas del paseo San Francisco, los carnavaleros del grupo Berazubi han representado uno de sus números satíricos: una parodia de un referéndum catalán, con agentes policiales de todo calibre repartiendo ‘estopa’, a excepción, eso sí, de la Ertzain- tza, que no intervenía en el conflicto, y el portavoz ‘Pela’ Alfonso, disfrazado de guardia civil, lamentando «la desmembración de España». Al lado, en una curiosa mezcla, unas jóvenes carnavaleras han montado un ‘salón de manicura china’, donde han pintado al público las uñas, y otras han acondicionado un espacio para tatuarse el cuerpo. También ha estado cerca el grupo de Xabi Gómez, con una curiosa ‘peluquería turca’, donde se han ofrecido remedios milagrosos contra la calvicie. Y muy cerca ha sonado el grupo de Usón, que ha hecho un homenaje al trío musical de los años sesenta ‘The Ronnetes’, convertido para la ocasión en ‘The Donnetes’, cantando en directo y en euskera.

Entre las carrozas, ha habido mucho ritmo y baile. Desde una feria de sevilla a un camión de bomberos, egipicios, punkys... Se ha visto a un grupo de personas danzando con vistosos disfraces hechos de aluminio. Otros carnavaleroshan homenajeado al Topic y han hecho un teatro en el que un ladrón raptaba a ‘Mariona’, el icono del museo.

Una carroza muy curiosa ha sido la que ha recreado el conocido juego de cartas de familias, con personas reales que han bailado según el naipe correspondiente que determinaba una ruleta (ha habido bantúes, chinos, esquimales, tiroleses). Otra también muy señalada ha sido la del ‘Oria Express’, el ‘Orient Express’ a la tolosarra, llena de pasajeros ‘elegantes’.

Un homenaje al Titirijai ha sido el que han hecho los jóvenes tolosarras que se han colgado de los árboles del paseo San Francisco, recreando las figuritas que suelen colocarse durante el festival de marionetas.

La fuerte demanda que suele existir en Tolosa para adquirir las localidades de las vaquillas, hizo que Tapia y su grupo ofreciesen «reventa a buen precio». Otros han ido disfrazados de seguidores del Ahtletic de Bilbao con fotografía de Iñigo Martínez y la frase: ‘Baloia berdina da’. Unos jóvenes con camisetas de la Real, se lanzaban sobre una supercie jabonosa para escenificar la celebración de un gol del equipo txuriurdin. Los carnavaleros del Arpegi han desfilado sin cesar, disfrazados de legionarios ‘pomposos’. Había un grupo que ha hecho la ‘haka’ de rugby; una comparsa ha satirizado el espacio para fumadores de los aeropuertos, y la comparsa de JR Insausti ha traido mariachis y ‘espadas mojadas’ a Tolosa. En los Jardines del Arbol Gernika, no ha faltado la estatua viviente de Esteban, todo un clásico.

Alrededor de unos cien grupos (entre los apuntados al concurso y los que no), han salido a la calle. La novedad de la jornada ha sido la ampliación del espacio festivo. El objetivo ha sido descongestionar el saturado núcleo central de Rondilla, San Francisco y Triángulo. De esta manera, algunas carrozas y comparsas se han instalado también en la avenida de Navarra, avenida Fueros, calle Oria. Ha sido el caso, por ejemplo, de una gran carroza que simbolizaba el Tinglado convertido en un balneario (Zerkausiako Bainuak 1920-2018), un casino de juego, un saloon vaquero, y una curiosa caseta festiva donde la gente ha lanzado las bolas en agujeros, para que los jinetes fueran avanzando en función de las puntuaciones logradas.

En estos carnavales, el Ayuntamiento ha puesto en marcha la campaña ‘Tolosak, Ezetz!’ contra la violencia machista. Se han distribuido chapas con esta frase, y muchos carnavaleros la han lucido. Y, para prevenir el botellón del Lunes de Carnaval, el consistorio llevará a cabo este lunes una intervención callejera. También se han enviado cartas a colegios, y se ha hecho un llamamiento a bares y tiendas para que no vendan alcohol a menores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos