Bonberenea, una historia de veinte años

Particular y emblemática fachada del edificio de Bonberenea en el barrio San Esteban. El colectivo de cultura cumple ahora veinte años.
/I. ROYO
Particular y emblemática fachada del edificio de Bonberenea en el barrio San Esteban. El colectivo de cultura cumple ahora veinte años. / I. ROYO

Edita un segundo libro bajo el sello Bonberenea Ekintzak sobre la última década de su historia y la situación actual del movimiento cultural

ELENE ARANDIA TOLOSA.

Desde la autogestión, y al margen de los organismos oficiales, sin recibir nunca subvenciones, han demostrado que se puede hacer cultura de otra manera. Es el movimiento Bonberenea, hoy consolidado, que cumple su vigésimo aniversario, y que ha decidido conmemorar el año con la publicación de una nueva edición de un libro que resume la historia de la casa y su situación actual, y una programación de actividades y conciertos para todos los gustos y edades que comienza hoy sábado con el directo que ofrecerán los grupos Viva Belgrado y Sofa a partir de las 22.30.

'Bonberenea 20 urte bizirik!!' resume la última década de su historia e incluye fotografías realizadas desde el año 2007 a la actualidad, un análisis de acontecimientos y su situación actual.

Hoy
Conciertos de Viva Belgrado y Sofa, a partir de las 22.30 horas.
15 de diciembre
Concierto de Rafa Rueda, a partir de las 22.30 horas.
16 de diciembre
Conciertos de Nuevo Catecismo Católico y Snob, a las 22.30 horas.
22 de diciembre
Bonbier y degustación de cervezas, a las 18.00 horas.
23 de diciembre
Día de la Ocupación. Txaranga, a las 11.00 horas, comida popular a las 14.30, cena a las 21.00 y fuegos artificiales, a las 23.59 horas.
26 de diciembre
Maratón de radio, a partir de las 16.00 horas.
27 y 28 de diciembre
Bonberenea Encounter.
29 de diciembre
Conciertos de Anita Parker y Nogen, a las 22.30 horas.
30 de diciembre
Concierto de Atila y los unos y DJ Bull, a las 22.30 horas.

No es la primera vez que Bonberenea edita un libro para relatar en primera persona su camino y trayectoria. «Si retrocedemos diez años atrás, entonces hicimos lo mismo. Dejamos constancia de nuestras vivencias y desventuras, y tratamos, de la mejor de las maneras posibles convertirlas en palabras, en imágenes y al final, compartirlas. Como un cuento que el viento se lleva, la intención era llegar a todas partes. Ventilar el trabajo de nuestra casa, como si cualquiera quisiese formar parte de ello, tratando de enseñar que, con esfuerzo, todo es posible», señalan.

«Dejar a un lado la hermeticidad y ver la luz. Luz en nuestra casa y en nuestro esfuerzo, pero, sobre todo, iluminar a quien quiera saber sobre lo que hacemos, o demostrar a aquellos que no creen en lo que aquí se hace. En este testigo denso encontrarás todo tipo de información sobre todo lo que aquí se ha hecho; desde conciertos hasta trabajos comunitarios. Trabajos que aunque muchas veces no gozan de protagonismo, han ayudado a forjar nuestra personalidad», añaden.

La necesidad de crear un espacio para la música y potenciar la actividad cultural de forma dinámica encontró en la autogestión una salida que ha conseguido perdurar en el tiempo hasta convertirse parte de la identidad cultural del pueblo.

A través de este libro, los jóvenes vuelven a traer a la memoria cuáles fueron sus inicios y recuerdan que las primeras ocupaciones se dieron lugar en el antiguo conservatorio, junto a la Alhóndiga, pero tras el desalojo, las actividades como los teatros, los conciertos o las charlas que organizaban las llevaban a cabo en plena calle, hasta que volvieron a ocupar otro local, esta vez, el Euskaltegi de la Plaza Euskal Herria, aunque finalmente corrieron la misma suerte que la primera vez y los ánimos reconocen que fueron mermando hasta que casi se produjo una dispersión en el grupo. Pero un año más tarde, el 23 de diciembre de 1999, con el apoyo del Ayuntamiento, volvieron a reunirse y se hicieron con la casa actual de Bonberenea en el barrio San Esteban, donde, aseguran, «se han llevado a cabo los proyectos más importantes».

Tras estas nuevas páginas, dicen sus miembros, ya han comenzado a escribir su nueva historia, «buscando nuestro lugar en la próxima década, continuando con nuestro trabajo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos