Avenida de Navarra, la gran reforma en Tolosa

Imágenes de la reforma a la que se está sometiendo la avenida de Navarra; en algunos puntos ya se vislumbra cuál puede ser el resultado. / IÑIGO ROYO

La obra central del año en Tolosa entra en su fase intensa en pleno verano

JUANMA GOÑITOLOSA.

La avenida de Navarra está estos días destrozada. La calzada abierta, la dificultad para el tránsito peatonal, el ruido de las máquinas... son síntomas indicadores de que la gran reforma de esta importante arteria del centro de la villa se halla en su máximo apogeo . De hecho, es la obra más importante del año en Tolosa, por su elevado coste (1,2 millones), por su importancia estratégica, y por su duración, ya que los trabajos se iniciaron en primavera y no concluirán hasta los albores del invierno.

El objetivo de la reforma consiste en convertir esta calle en un vial semipeatonal, a cota cero, sin aceras, con nuevos árboles y una mejor iluminación. Y con sólo una fila de aparcamientos. El estilo de la reforma es similar al que se hizo en su día, con muy buenos resultados, en la avenida Zumalakarregi.

El objetivo del consistorio es crear una zona más amplia, ordenada y agradable para la ciudadanía. Se espera que el resultado resulte también favorable para comerciantes y hosteleros.

Los trabajos se están llevando a cabo en tres fases diferenciadas. Se empezó por la zona uno, la más cercana al puente Nuevo, hasta la intersección con Fueros. Ahora se trabaja con intensidad en la zona dos, desde el cruce con Fueros ante el cruce con Emeterio Arrese y Gudari. La última parte, hasta la plaza de toros, será la que se abordará desde fin de verano al otoño. Una vez culminadas estas tres fases, se asfaltará la calle en su totalidad, se instalará la jardinería, la iluminación, y se acometerán los remates finales de obra.

Se va a reducir la anchura de los carriles de circulación, hasta aproximadamente tres metros. Se mantendrá un único sentido de circulación. Tras el cruce con la avenida de los Fueros, sí se mantendrán los dos sentidos. Toda la avenida quedará al mismo nivel, siendo la zona de calzada de asfalto, con cunetas de treinta centímetros y aceras de baldosa hidráulica a ambos lados. No habrá resaltes ni bordillos. Las aceras quedan, así, con unas anchuras mayores siempre de los 4,5 metros.

Se perderán, en total, veintinco plazas de aparcamiento. Como alternativa a los residentes queda el parking de la Estación, donde hay plazas libres. Se plantarán nuevos árboles, de reducido tamaño y que destacan por su floración en primavera. También se renovará la luminaria, con sistema led, y se establecerá un sistema de división de aguas sucias y pluviales. Esta parte, en realidad, está siendo la más costosa de la obra.

Temas

Tolosa

Fotos

Vídeos