La avenida de Navarra, antes y después

Ahora. Vista parcial de la avenida de Navarra tomada desde el cruce con Samaniego. /  REPORTAJE FOTOGRÁFICO IÑIGO ROYO
Ahora. Vista parcial de la avenida de Navarra tomada desde el cruce con Samaniego. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO IÑIGO ROYO

Esta importante arteria comercial presenta un aspecto más peatonal y agradable; la calle Gudari será la siguiente en ser reformada Culminada la reforma de esta calle, tras medio año de obras y más de un millón de euros de presupuesto

JUANMA GOÑI TOLOSA.

La 'nueva' avenida de Navarra, más peatonal y agradable para el tránsito vecinal, ya es una realidad. Tras medio año de obra y un coste superior al millón de euros, la renovada calle se ha inaugurado esta semana ante el beneplácito general de comerciantes y vecinos, aunque siempre surgen voces discrepantes en este tipo de actuaciones. Algunos se quejan de la eliminación de plazas de aparcamiento, otros consideran excesivo el número de bancos colocados, hay quien piensa que el resultado no ha sido para tanto... Pero, en general, prevalecen los aspectos más favorables ante la nueva imagen que presenta esta importante arterial comercial de la villa.

Días antes de comienzo de la obra, nuestro compañero gráfico Iñigo sacó varias fotografías de la avenida tomadas desde diferentes puntos de vista. Ahora, meses después, ha vuelto a esas zonas para obtener imágenes similares pero ya con la calle rehabilitada. Un buen ejercicio, sin duda, para comparar las claves de la reforma.

Básicamente, lo que se ha hecho ha sido reducir la zona destinada a los vehículos y ampliar la de los peatones. Toda la calle ha quedado a un mismo nivel: la calzada nueva es de asfalto, pero con aspecto de baldosa; las aceras, a su vez, de baldosa denominada 'tolosana' en ambos lados, y con una anchura bastante mayor: unos 4,5 metros.

Se ha reducido la anchura de los carriles de circulación hasta aproximadamente tres metros, logrando de esa manera disminuir la velocidad de paso de los vehículos. En la mayor parte de la calle se ha mantenido un único sentido, con un aparcamiento (en línea) junto a la acera norte (la que da a Correos). En cambio, a partir del cruce con la avenida de los Fueros, se han mantenido los dos sentidos de circulación. En la primera parte hay una zona para carga y descarga junto a la acera sur, y a continuación, dos carriles de circulación en dirección al puente. Así, los aparcamientos quedan, en general, en el lado norte de los carriles de circulación.

Las confluencias con otras calles y los cruces se han ordenado por medio de aceras, así como mediante señales horizontales nuevas, que son más visibles. Dentro de la reforma, se ha instalado un sistema para separar las aguas residuales y las pluviales. Ahora, estas últimas van directamente al río, en vez de ir a la depuradora, como ocurría antes, junto con las aguas residuales.

En lo referente al mobiliario urbano, se han mantenido varios de los elementos que existían: el buzón, el quiosco de lotería y las máquinas de la OTA. Se han plantado árboles a ambos lados de la calle, tanto en los aparcamientos como en la calzada, con el fin de suavizar el aspecto general de la avenida. Se han dispuesto alcorques y 'protegetroncos' para optimizar el resultado. Se han elegido especies de pequeño tamaño, dicen que con florecimiento espectacular en primavera. También se han instalado floreros junto a la plaza de ioros, similares a los de la calle Oria, para que la zona evoque un mismo ambiente. Y se ha reformado el alumbrado de la calle mediante un sistema led.

Culminada la reforma, la calle Gudari aguarda ya su turno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos