«Asociamos el alzhéimer al estrés o la depresión, y se diagnostica tarde»

Koldo Aulestia asistirá hoy al primer encuentro de miembros de Afagi y familiares de personas con alzhéimer./USOZ
Koldo Aulestia asistirá hoy al primer encuentro de miembros de Afagi y familiares de personas con alzhéimer. / USOZ

ELENE ARANDIATOLOSA.

Tolosa se prepara para el primer encuentro de familiares y amigos de personas afectadas por el alzhéimer y otras demencias que se celebrará esta tarde, a partir de las 19.30 horas, en la casa de cultura, donde acudirá el presidente de Afagi Gipuzkoa, Koldo Aulestia, con la charla titulada 'Agente activo del cambio' dirigida a las familias. El presidente dará a conocer las consecuencias de la enfermedad, y posteriormente se centrará en la importancia de fortalecer la asociación y la colaboración interfamiliar.

En Tolosaldea más de 400 familias están sufriendo las consecuencias de tener algún pariente enfermo con alzhéimer u otras demencias, aproximadamente 800 personas. «No existe un censo real, nostros sabemos cuánta gente pasa por nuestra asociación, y estamos trabajando con el servicio de sanidad para realizar un censo de pacientes con alzhéimer y otras demencias. A día de hoy conocemos el dato de que en poco tiempo esta enfermedad puede llegar a afectar al 8% de la población mayor de 65 años», señala Aulestia. El presidente de la asociación añade, además, que actualmente, ya son 12.000 las personas que lo padecen a nivel de Gipuzkoa, 37.000 entre los tres territorios, un dato que asciende cada año y que augura un mal futuro: «para 2030 la cifra de Gipuzkoa se duplicará y para 2050 se cuadruplicará», explica Aulestia.

El dato

Hoy
A partir de las 19.30 horas en la casa de cultura, encuentro de miembros de Afagi y familiares afectados por el alzhéimer en Tolosaldea. El presidente de Afagi Gipuzkoa, Koldo Aulestia, ofrecerá la charla 'Agente activo del cambio'.
Información
A través de afagitolosaldea@gmail.com o el perfil de Facebook Afagi Alzheimer Tolosaldea.

El presidente de Afagi Gipuzkoa señala que la sociedad se está sensibilizando cada vez más, pero todavía pasan seis o siete meses en diagnosticar la enfermedad desde los primeros síntomas. «Desde el primer momento nos ha costado dar el paso de reconocer la enfermedad y de acercarnos a la asociación. Asociamos el alzhéimer y sus síntomas al estrés, la depresión, los problemas laborales... y es por ello que en la mayoría de los casos se diagnostica tarde. Las familias acuden cuando ven que la situación es de urgencia. La detección precoz, en cambio, está permitiendo diagnosticar la enfermedad en personas de 55 y 60 años. Queremos conseguir una coordinación y fomentar la colaboración entre familias afectadas, así como una 'agenda Alzhéimer' que incluya un abordaje integral de la enfermedad con aspectos como el sanitario, la formación de los familiares, la investigación biomédica y social así como las implicaciones económicas y jurídicas», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos