Apasionante final de temporada para el Redline Mekanika Take

El Redline Take tiene un final de temporada  complicado pero luchará a tope por el ascenso. /  IÑIGO ROYO
El Redline Take tiene un final de temporada complicado pero luchará a tope por el ascenso. / IÑIGO ROYO

Tras perder en Zizur y ganar al Dizdira en dos duros partidoss, afronta la complicada visita a Urretxu de este sábado

J. GOÑI TOLOSA.

Redline Mekanika Take afronta un apasionante final de temporada, en el que el está inmerso en plena lucha por el ascenso, compitiendo para ello con al menos otros cinco rivales -el San Cernín parece el mejor-, en una liga igualadísima. Los tolosarras han perdido y ganado en sus dos últimos encuentros y, tras el descanso de la Semana Santa, afrontan esperanzados el derbi de este sábado en Urretxu (12.15) ante el Goierri, un equipo solvente.

La derrota clara llegó en Zizur ante el Avia (84-76). Pese a comenzar bien el partido, el rival jugó un gran encuentro, hay que admitirlo. Los tolosarras fueron prácticamente todo el tiempo por detrás y no lograron en ningun momento equilibrar el resultado. Cada vez que se acercaban, el rival anotaba de tres y fue «un palo anímico detrás de otro», admite el entrenador, Yon González. El equipo navarro anotó la friolera de quince triples. Este acierto complicó mucho las tareas defensivas y a la postre resultó determinante. «El rival fue mejor que nosotros y no hay excusas. Jugando a ese nivel, no merecemos ser líderes», señala el entrenador tolosarra.

Sin casi tiempo de reaccionar, el Redline Mekanika Take recibía en jornada adelantada en Usabal al Dizdira de Azpeitia. Fue un encuentro durísimo que los tolosarras pudieron sacar adelante en la prórroga (87-82).

Se repitió la historia de Zizur, aunque en esta ocasión con final feliz. El rival siempre iba por delante, anotó otros quince triples... Pero esta vez, en los ultimos minutos, el Take reaccionó para llevar el partido a la prolongación. En los primeros minutos de la prórroga, acertó de cara a canasta y logró una ventaja determinante. «Está claro que la clave fue aprender del partido de Zizur. Esta vez no nos vinimos abajo y reaccionamos a tiempo para ganar un partido importante», analiza el entrenador, Yon González.

El míster urdiña lamenta no haber podido sacar adelante el choque de Zizur. «Fue un paso atrás. Necesitábamos esa victoria para afianzarnos en el primer puesto y no lo conseguimos». El Take, a pesar de todo, no arroja la toalla. Se prevé un final de liga muy duro. El primero que falle, se quedará fuera de la pelea por el ascenso. El equipo tolosarra no puede despistarse en ningún momento.

En el club contaban con la victoria en tierras navarras, porque lo cierto es que el equipo tiene un calendario muy complicado. Este sábado visita al enrachado Goierri, luego viene Getxo a Usabal (que ganó en la ida), llega la visita a la difícil cancha de Durango contra Tabirako, el enfrentamiento en casa ante uno de los líderes, San Cernín, también hay que jugar el derbi de Beasain...

Yon no pone excusas. «No tenemos un calendario fácil ni mucho menos, pero el campeón tiene que ganar en todos los campos contra los mejores equipos. Intentaremos dar un paso adelante y pelear por todas las victorias». Para empezar, tras el largo parón festivo, al Take le aguarda un compromiso de altura ante un rival que está sólo a un partido, no lo olvidemos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos