Acentos extraños

los tomates cherry y vainas ecológicas de Néstor Errasti. / ALBERDI

El mercado es el mejor exponente de quienes quieren conocer lo mojor de la comarca

PABLO ALBERDI TOLOSA.

Distintos rostros, distintos acentos e incluso distintos idiomas fueron los que vimos y oímos ayer entre las mesas del mercado semanal. Los habituales, descansando en sus merecidas vacaciones, dejaron paso a los que por estos días nos visitan y quieren conocer lo mejor que puede ofrecer nuestra comarca. El mercado es un buen exponente, y se deja notar en la abundancia de grupos de visitantes foráneos.

La lluvia, que sorprendió a algún incauto, va a tener consecuencias positivas para las huertas. Se notará también en los frutales que están estos días engrosando el fruto, así como en los bosques que agradecen estos aportes de agua.

De la lista de verduras no podemos sino subrayar la exquisitez de algunos productos. Los tomates por ejemplo están en el mejor momento del año. Mucho más dulces que en años pasados, sin duda ayudados por la alternancia de sol y lluvias que estamos disfrutando, se muestran carnosos y llenos, y en unos tamaños perfectos. Las vainas están también en un punto idóneo; la de variedad francesa, más redonda y la plana estrecha son muy valoradas por los compradores, y cuentan con clientela fija en las mesas. Las guindillas, son la otra de las reinas de las mesas. Están a precios contenidos, y hay productos muy distintos bajo el mismo nombre. Hay quienes las cosechan cada dos días, obteniendo así un producto pequeño, terso y delicado de sabor, y quienes las dejan crecer más en la planta obteniendo a cambio más sabor, picor y una textura más ruda. Cuestión de gustos.

Los calabacines y pepinos son propios del verano, y cada vez más valorados por los consumidores. Hay quienes se atreven a utilizar recetas toscanas para preparar platos delicadísimos con calabacines, y quienes apuestan por el contrastado y exquisito gazpacho propio de tierras sureñas. Opciones como muchas otras de disfrutar de estas verduras.

La lista de fruta no le fue ayer a la zaga a la de verdura y presentó una amplitud digna de un banquete romano. Vimos ciruelas de muchas variedades, desde las pequeñas e intensas silvestres, hasta las claudias, pasando por negras, rojas, verdes y amarillas. Mucha manzana del país de gran calidad y distintas variedades, peras y frutos secos. Esperaremos la llegada progresiva de nuevas variedades de manzana y de pera.

La lista de setas, de calidad extraordinaria, y nada escasa en cantidad. Guibeludiñas limpias, llenas y aromáticas, ziza hori muy buena y unos pocos hongos del país, cerca de 5 kilos, compactos, llenos y más que apetecibles. Volaron a primera hora.

Más

Fotos

Vídeos