Diario Vasco

La pasión de los caracoles tolosarras

Txemari Esteban y Peio Doyharzabal prepararon 400 raciones de caracoles sabrosísimos que degustaron personas de todas las edades.
Txemari Esteban y Peio Doyharzabal prepararon 400 raciones de caracoles sabrosísimos que degustaron personas de todas las edades. / FOTOS: IÑIGO ROYO
  • La 'Karakol Saltsa' se consolida en la jornada del Sábado Santo con su carrera de 'marraskilos' y una degustación popular de caracoles

A falta de procesiones, los caracoles simbolizaron el sábado la pasión de la Semana Santa tolosarra. La 'Karakol Saltsa' va camino de convertirse en una cita clásica dentro de la jornada del Sábado Santo, y sirve tanto para animar a los que se quedan, como para acoger a los que nos visitan con una propuesta simpática y también gastronómica.

En Tolosa, como en otros muchos lugares, ha existido una gran tradición de comer caracoles por estas fechas. El recordado etnólogo Juan Garmendia Larrañaga ya recogía esta costumbre en más de una de sus publicaciones. Los tiempos cambian, pero nunca es tarde para recuperar una antigua práctica, a la que también se suman diversos bares y restaurantes de Tolosa. Desde hace ya algunos años, el Ayuntamiento impulsa la celebración de esta feria del caracol, que incluye una curiosa carrera de 'marraskilos' y una degustación popular.

En sus inicios, el caracol era un plato humilde, pero en los últimos años está adquiriendo un cierto prestigio 'delicatessen'. Su preparación meticulosa y la paciencia a la hora de cocinar los moluscos están haciendo que empiecen a ser valorados de otra manera.

Peio Doyharzabal y Txemari Esteban, del Astelena y el Botarri, fueron los encargados de prepararlos, en la plaza del Triángulo. Son unos auténticos especialistas y lo bordan. Todos los que probaban los caracoles se chupaban literalmente los dedos. Tomate natural, mucho pimiento verde y cebolla, chorizo picante, jamón, beicon, pulpa de choricero y tabasco, son los ingredientes que se utilizan para preparar la salsa. Los sabios refranes ya expresan la necesidad de que este plato sea picante: 'Caracoles sin picante, no hay quien los aguante', o 'A caracoles picantes, vino abundante'.

En total cocinaron unos 2.000 caracoles, 400 raciones que se pudieron degustar acompañadas de un vaso de vino o sidra. El objetivo, un año más, es propiciar que la gente tenga la posibilidad de probar los caracoles, aunque en casa pocos se animen a cocinarlos. Los caracoles tienen amantes y detractores, pero ayer volvió a quedar patente que cuentan con un público muy fiel, que no se pierde la cita anual del Sábado Santo. Al igual que en anteriores ediciones, la fiesta incluía una carrera de caracoles, que contó con 35 participantes. 'Biribil' fue el más rápido y su 'entrenadora', Omara Zeberio, la ganadora. El segundo premio fue para el dueño del caracol 'Ferrari', Julen Inza. Y ayer hubo, además, otras actividades para disfrutar del Sábado Santo, como la visita teatralizada al Topic, el mercadillo de segunda mano en la plaza Verdura o el espectáculo de baile y música 'Los hijos del tío Terón'.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate