Diario Vasco

«Esto tiene mucho de improvisación»

Los tolosarras dejarán el reparto de ropa en manos de un grupo de voluntarios y la ONG Refugee Aid Serbia. .
Los tolosarras dejarán el reparto de ropa en manos de un grupo de voluntarios y la ONG Refugee Aid Serbia. . / Iñigo Terradillos
  • El grupo de voluntarios tolosarras volverá de Belgrado en las próximas horas tras semana y media

  • El material reunido se guardará en el almacén y una asociación de la zona lo irá cogiéndo según las necesidades

Ha pasado semana y media desde que el grupo de tolosarras que partió en dirección a los campos de refugiados llegara a Belgrado, y han anunciado recientemente su intención de volver a casa en las próximas horas tras alargar su estancia debido a la situación, y una vez «canalizado el trabajo que queda aún por realizar».

Las últimas conversaciones mantenidas con los miembros del grupo denotan cierta impotencia ante la «dificultad» de articular la ayuda humanitaria sin el trabajo conjunto con las asociaciones y oenegés pertinentes. «No es lo mismo, la información que teníamos nada más llegar o el escarmiento y la experiencia que tenemos ahora, pero algo sí hemos aprendido, aunque esto tiene mucho de improvisación, y nosotros ya no contamos con más tiempo», señala Josu Iztueta en una conversación telefónica.

El trailer cruzó la aduana el pasado lunes día 6, y tras ocho horas de espera el material fue descargado en un almacén situado junto a la aduana. Posteriormente se ha trasladado a un local de 100 metros cuadrados que el grupo tolosarra ha localizado y alquilado por dos meses a las afueras de Belgrado. «Hemos llegado a un trato con el dueño del local y contaremos con un plazo de dos meses para llevar a cabo el reparto», detallan.

Segundo camión de vuelta

Encontrar este espacio ha sido «sencillo», dicen, en comparación con el proceso burocrático que han tenido que realizar para que el camión llegara a su destino y pasara la frontera. «Las oenegés nos aconsejaron llevar de vuelta el segundo trailer y fue descargado de nuevo el sábado en Irura. En estos momentos, hacer una segunda recogida no tiene ningún sentido vista la situación y las necesidades de la gente de cara a los próximos meses. Nos comunicaron de la reciente creación de una ley que prohibe introducir ropa de segunda mano sin cumplir unas condiciones fitosanitarias... Las necesidades van cambiando en el día a día», añade Iztueta.

«Contentos» por el trabajo realizado y la experiencia vivida, el grupo está ultimando y canalizando las tareas que quedan por hacer, que finalmente quedarán en manos de un grupo de voluntarios de Trintxerpe y bomberos de Iruña. La asociación Refugee Aid Serbia, por su parte, se encargará de realizar el reparto, ya que «es una tarea complicada» y «requiere una organización especial». «El material se guardará en el almacén y la asociación podrá ir cogiéndolo según las necesidades. Y es que también hay algo de picaresca entre la gente necesitada para conseguir algo de dinero y poder comprar un billete de tren, algo que no podríamos controlarlo nosotros», cuentan.

Uno de los objetivos iniciales de este grupo era llegar hasta el campo de refugiados Obrenovac situado a casi 40 kilómetros de Belgrado. La situación, en cambio, les ha llevado por otro camino, no menos dificultoso. «Se trata de un campo oficial donde fuimos pero no conseguimos acceder, ya que solicitan un permiso especial para ello. Los refugiados que se encuentran en este campo están en, más o menos, 'mejores' condiciones en comparación con los campos ilegales, ya que las oenegés los abastecen de comida. Durante una semana y media hemos trabajado en base a las necesidades de la gente; hemos repartido algo de ropa que trajimos en la furgoneta y ofrecido una segunda comida para la gente que se encuentra en esta zona de barracones cercana a la estación», explica Iztueta.

El perfil del refugiado también cambia tanto en uno como en otro. «En el oficial se encuentran los sirios y las personas que están en otras situaciones, pero vemos que éste resulta incómodo para los locales, está sucio, es provisional... y esa itinerancia lo hace incluso más duro. Para la gente que pasa por aquí, su principal preocupación es dónde pasar la próxima noche. Algunos están instalados en buscar alguna manera de mejorar sus condiciones; muchos intentan coger un tren con el poco dinero que tienen, otros se quedan a medio camino y ves que otros, en cambio, se vuelven», añade.

A su vuelta, que se prevé mañana viernes o el sábado, señalan que ofrecerán una rueda de prensa donde contarán su experiencia, detalles sobre el viaje, resolverán posibles dudas y darán a conocer las posibles formas de seguir colaborando por esta causa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate