Diario Vasco

Registran un piso en Tolosa en operación antidroga contra una banda navarra

  • La Guardia Civil ha detenido a 26 personas como integrantes de una red dedicada a la falsedad documental y el tráfico de drogas

La Guardia Civil ha detenido a 26 personas como integrantes de una red dedicada a la falsedad documental y el tráfico de drogas, principalmente speed y cocaína, en Navarra y otras provincias como Gipuzkoa, donde se ha registrado un piso en Tolosa.

Según ha informado la Comandancia de Pamplona, a los 26 se les acusa de delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, falsificación de documento público y contra la propiedad industrial.

En la operación "Furtivos-Burna" se han realizado además ocho registros domiciliarios, cuatro en Pamplona, uno en Orcoien (Navarra), otro en Tolosa, uno en Torreforta (Tarragona) y uno en Madrid, en los que la Guardia Civil se ha incautado de más de 18 kilos de speed, un kilo de cocaína, y un kilo y medio de heroína.

También se han intervenido diversas cantidades de marihuana, sustancias para el de corte y adulteración de la droga, diversas armas y munición, ocho vehículos de alta gama, 21 teléfonos móviles, 650 cajetillas de tabaco con precintos fiscales falsificados y 14.176 euros.

La droga incautada en el marco de la citada operación, según los agentes de la Guardia Civil, podía haber alcanzado en el mercado alrededor de 600.000 euros.

La operación ha permitido no solo desarticular la red sino también esclarecer "más de 240 hechos delictivos relacionados con la falsedad documental", ha dicho en rueda de prensa la delegada del Gobierno, Carmen Alba. Y ha precisado que en ella han participado agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial, del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) y agentes de Seguridad Ciudadana, Servicio Cinológico, GAR, y GRS, entre otros efectivos.

Del modus operandi, ha comentado que traían speed de Holanda en vehículos para almacenarlo en un trastero de Pamplona acondicionado como laboratorio clandestino de adulteración, mientras que la cocaína procedía de Sudamérica y llegaba mediante muleros que viajaban hasta España en avión.

Una vez introducida la droga, se utilizaban vehículos equipados con dobles fondos para transportarla, precedidos por otros lanzaderas que comprobaban el camino.

Según ha comentado Carmen Alba, la falsedad documental se producía en el momento de comprar estos coches ya que para la operación se presentaban volantes de empadronamiento de ayuntamientos navarros y otra serie de documentos, todos ellos falsificados.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate