Diario Vasco

Gora Tolosako Babarruna!!!

fotogalería

Baile de la comparsa de gigantes y cabezudos.

  • Ambiente por todo lo alto y más participación juvenil en la fiesta de la alubia de este año

La fiesta de la alubia inició ayer una nueva etapa, positiva a todas luces. Tuvo un componente más festivo, más animado, más juenil, sin perder la esencia de otros años. El buen tiempo y la ampliación de espacios contribuyó a reforzar la jornada de una manera positiva. «Parece que estamos en sanjuanes», comentaba más de uno con razón. No faltaron las txarangas, ni los gigantes y cabezudos, los bertsolaris, los dantzaris, los jóvenes vestidos de baserritarras celebrando la Euskal Jaia... Fue una fiesta más completa, más intensa.

La renovada Cofradía de la Alubia había lanzado un llamamiento a la juventud para que saliera a la calle vestida con el traje tradicional, para que disfrutara de una fiesta que hasta ahora le resultaba un poco ajena. Y su petición tuvo eco. La Euskal Jaia quiere consolidarse.

La Babarrun Jaia volvió a ser exponente de fiesta popular, arraigada, cercana. Además de las novedades reseñadas, la jornada reunió sus alicientes de siempre, como las alubiadas populares en la calle y en los bares, la degustación propiciada por la Cofradía, el concurso de productores, que por primera vez ganó un gazteluarra, y la posterior subasta del celemín, cuyo máximo pujador fue Jokin Garayalde de la asociación Lur Lan, que pagó 1.500 euros por un saco de 3 kilos de la alubia ganadora.

La feria especial fue el primer reclamo de la mañana. En la plaza del Triángulo se colocaron varios puestos donde se vendieron muchos productos autóctonos entre verduras, hortalizas, vino, conservas, sidra, queso, etc. y, por supuesto, alubias y otros productos complementarios (morcilla, tocino, berza, piparras de Ibarra...). La Cofradía de la Alubia repartió raciones de babarruna entre el público asistente. La verdad es que «desaparecieron» muy rápido, había largas colas para degustar las babarrunas. «Venimos todos los años de Donostia, es un lujo comer estas alubias en la calle», comentaba Coro aguardando su turno.

El concurso de productores, con 24 participantes, fue fiel a sus características. Se trataba de evaluar la calidad del grano para decidir qué alubia cultivada este año ha tenido más calidad. Todas las legumbres se elaboraron a la vez, usando únicamente para ello agua, sal y aceite. Los cocineros fueron Félix Belaunzaran (restaurante Iriarte), Roberto Ruiz (restaurante Frontón), Peio Doyharzabal (restaurante Astelena) y Txemari Esteban (restaurante Botarri).

Para darle todavía más realce a la fiesta, el concurso de morcillas de la Feria de Navidad que organiza la sociedad San Blas se ha incluido en el programa de la Babarrun Jaia. Iñaki Ormazabal fue el ganador.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate