Diario Vasco

El Oria en Tolosa, un río cada vez más rico en biodiversidad

Belleza natural. Imágenes como éstas serían impensables hace no tantos años; muestran un río Oria lleno de vida a su paso por Tolosa, vegetación natural y muchas aves.                                              Se han identificado más de treinta especies, entre ellas incluso algunas catalogadas como vulnerables.
Belleza natural. Imágenes como éstas serían impensables hace no tantos años; muestran un río Oria lleno de vida a su paso por Tolosa, vegetación natural y muchas aves. Se han identificado más de treinta especies, entre ellas incluso algunas catalogadas como vulnerables. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO IÑIGO ROYO
  • Se impulsa una campaña para dar a conocer la recuperación de las especies que lo habitan, entre ellas algunas calificadas como 'vulnerables'

Los alumnos de Escolapios que veíamos, mientras jugábamos en el patio del colegio, cómo se esparcía la espuma de la suciedad sobre las aguas del Oria, no podríamos imaginar que, años después, el río iba a acabar regenerándose de la manera como lo está haciendo. Hoy, constituye un hábitat adecuado para muchas aves, la calidad del agua ha mejorado muchísimo, e incluso se han visto algunas especies catalogadas como vulnerables, entre ellas, el chorlitejo chico, el avión zapador o el galápago leproso.

Quizás nos falte perspectiva histórica para apreciar esta apreciable recuperación medioambiental, originada por el cese de la actividad papelera y por una mayor concienciación de la sociedad. Pero es cierto que, a fuerza de verlo todos los días, quizás no lo valoremos en su justa medida, ni seamos conscientes del rico entorno medioambiental que alberga tanta vida en las riberas del Oria. El Ayuntamiento ha decidido iniciar un proceso, junto a ambientalistas y ecologistas, para divulgar y dar a conocer a la ciudadanía la suerte que supone contar con un río que exhibe una biodiversidad tan rica, así como la necesidad de «cuidarlo y protegerlo».

«La gente debe entender que el río Oria es un enclave importante para la biodiversidad y, por tanto, debemos mimarlo y preservarlo. Es fundamental no verter basuras y plásticos, y contemplar esta biodiversidad en las actuaciones que se planteen en el futuro», comenta Patxi Amantegi, concejal de medio ambiente. Amantegi reitera la convicción del Ayuntamiento de seguir protegiendo la vegetación de las márgenes del río y no realizar dragados, en contra de algunas peticiones que a veces se suelen formular. en ese sentido. «No queremos convertir el río en un canal. Quitando esa vegetación autóctona que crece de forma natural en las riberas no estaremos limpiando sino ahogando toda vida que se desarrolla en él».

Depredación a coexistencia

El biólogo tolosarra, portavoz durante años de las Jornadas Amalur y técnico de Txingudiko Ekoetxea, Alberto Luengo, considera que una de las claves de la recuperación medioambiental del río es el cambio en su relación con el ser humano. «Antes éramos depredadores del Oria, ahora coexistimos con él». Luengo insiste también en la idea de tener una conciencia de paisaje fluvial en buen estado. «El río no es una foto fija y no podemos gestionar especies, sino gestionar hábitats. Ahora mismo puede haber treinta especies de aves diferentes y ésta es una clara señal de una buena salud ambiental», señala Alberto.

Asier Manso, de Eguzki, es un apasionado del río y de las especies que lo habitan. Ha pasado horas fotografiando y grabando a las aves. El choritejo chico, el avión zapador o el galápago leproso están definididas como vulnerables en el catálogo de especies amenazadas. Son las últimas 'joyas' avistadas, pero se ven muchas más: lavanderas, cormoranes, garzas, garcetas, fochas, andarríos... Manso dice que ha visto dos parejas de choritejos chicos, y una de ellas incluso ha procreado. «No es tan habitual, tenemos mucha suerte en Tolosa», opina Asier. Pero el choritejo chico no es la única especie en extinción que habita en el río Oria. Este año se ha podido ver por primera vez a la tortuga galápago leproso. «Es diferente a la doméstica que se vende en las tiendas de animales y que se abandona cuando ya nos molesta. Esta tortuga que se ha visto en Tolosa es de un tamaño mayor y tiene el cuello largo. Es una especie nueva para mí, he visto este año cuatro y habría que analizar de dónde ha venido», cuenta Asier. Sobre el avión zapador, éste se puede localizar, sobre todo, en los tubos de desagües de las escolleras, donde anida.

Medidas protectoras

Patxi Amantegi, concejal de medio ambiente, ha recordado que el grupo ecologista Eguzki ha solicitado a la Diputación la preservación del enclave, y en esa línea de trabajo, el ayuntamiento está en contacto con el ejecutivo foral con el fin de tomar las medidas pertinentes para la protección de estas especies. «Sabemos que el próximo año, la Diputación tiene la intención de regular la pesca en época de cría y habrá que tener en cuenta que los pescadores no podrán desarrollar su actividad en el periodo y los lugares que se establezcan».

De la misma manera, Amantegi ha ratificado que las condiciones del río están mejorando sustancialmente «y ello está posibilitando que especies que se encuentran en peligro nidifiquen y se asienten en Tolosa». «Es responsabilidad de todos, tanto de los vecinos de Tolosa como de las administraciones implicadas en la gestión del río, preservar la riqueza de esta biodiversidad. Y para ello debemos proteger el hábitat de estas especies», explica Amantegi.

El teniente alcalde adelanta también que el Ayuntamiento quiere seguir dando pasos adelante en la tarea de divulgar a la ciudadanía la riqueza que Tolosa tiene en el río. «Es un pequeño tesoro y para querer algo, es necesario conocerlo. Por ello, queremos plantear diferentes iniciativas en este sentido y organizar una vez al año una actividad para retirar los desechos del río. También hay que concienciar a la ciudadanía de que no se pueden arrojar desperdiciones, ni alimentar a los patos, porque es contraproducente», precisó. Lo que todos tienen claro, ecologistas, naturalistas y políticos, es que la recuperación del río es un proceso imparable. Llegarán más especies, mejorará el ecosistema..., sólo falta que los ciudadanos no le demos la espalda.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate