Diario Vasco

Ratificado el plan de la Margen Izquierda para el Casco Histórico

Acaba de ser ratificado el plan que urbanismo que se aprobó a principios de verano para la regeneración de esta zona.
Acaba de ser ratificado el plan que urbanismo que se aprobó a principios de verano para la regeneración de esta zona. / ROYO
  • El Pleno acaba de confirmar el proyecto tal y como se aprobó en urbanismo a principios del verano

Tras muchos años de vicisitudes, exigencias y recursos, en un retraso no imputable al Ayuntamiento, el plan de regeneración urbana con el que se completará la rehabilitación del Casco Histórico es ya una realidad definitiva. El proyecto se dio a conocer a principios de verano, y se aprobó por la comisión de urbanismo, tal y como adelantó DV en su día. Ahora acaba de ratificarse sin modificaciones en el último Pleno del consistorio.

La ratificación ha salido adelante por unanimidad. Se trata de la 'Modificación del Plan Especial de Rehabilitación del ámbito 7.1 Margen Izquierda', nombre técnico del plan que permitirá rehabilitar la zona de la plaza Gorriti y antiguo solar de Laborde-Labayen.

Como recordó el exalcalde y portavoz de EH Bildu, Ibai Iriarte, las discrepancias entre Ur Agentzia y la Confederación Hidrográfica del Norte entorno al muro que salvaguarde los riesgos de inundabilidad, han hecho que el Ayuntamiento haya visto paralizados sus planes para la zona en las últimas legislaturas.

El plan viene de largo. Incluso arrancó con su planteamiento incial allá por 1999, cuando Antton Izagirre era el alcalde. Después ha ido pasando por diferentes revisiones, ha sufrido recursos, y nunca acababa de pasar el filtro de las exigencias de los organismos superiores al consistorio, que muchas veces no se ponían tampoco de acuerdo en torno a las directrices técnicas. Ahora, por fin, tras el convenio firmado por el Ayuntamiento y la Confederación, se ha conseguido un acuerdo definitivo. «Esta aprobación es una gran noticia y hay que agradece a los técnicos municipales que durante tantos años han trabajado en él», dijo Iriarte.

La alcaldesa, Olatz Peon, agradeció el trabajo de todos los alcaldes y concejales de las legislaturas pasadas «porque su labor ha hecho posible que lleguemos hasta aquí. Este mes de octubre de 2016 es importante, porque es el que permite aprobar, con carácter definitivo, un proyecto que otorgará la dignidad que se merece a una zona del Casco Histórico», dijo Peon.

Durante el proceso de exposición pública del proyecto se presentó una alegación, estimada en parte, que reconoce el carácter estructural de la construcción del muro de encauzamiento, quedando, en consecuencia, excluido como carga de urbanización del ámbito.

El plan para la zona reordena el ámbito y posibilita nuevos usos. Se construirá un paseo de ribera sobre el río Oria, habrá nuevos aparcamientos subterráneos, se levantarán nuevas viviendas sobre el solar de Laborde y Labayen... La imagen desde el vial de la margen derecha por fin será otra y no la actual que resulta tan poco atractiva, aunque en realidad faltarán unos cuantos años aún para ver materializado el proyecto en su totalidad.

El aparcamiento resultante tras la construcción del muro (que se retranquea con respecto a las previsiones iniciales), será solo de 39 plazas y no tendrá conexión con el parking del parque jurásico paralelo al cauce del río Oria, como se preveía en un principio. Incluso se habló en su día de habilitar una calle subterránea peatonal desde la plaza Santa María a la plaza Gorriti.

El proyecto definitivo consolida también el cuerpo principal del hotel Oyarbide, a excepción de sus cuerpos anexos. En el solar de Laborde y Labayen se construirán tres nuevas unidades edificatorias.

El Ayuntamiento quiere que los frentes de fachada que dan al río tengan un tratamiento acorde a su situación como frente de fachada del Casco Histórico hacia el río, de tal manera que pueda lograrse un frente de fachada continuo, sin grandes retranqueos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate