Diario Vasco
Ayer se iniciaron los trabajos previos a la obra de reforma de la plaza de toros.
Ayer se iniciaron los trabajos previos a la obra de reforma de la plaza de toros. / IÑIGO ROYO

Una plaza de toros mejorada

  • Se darán soluciones a los problemas derivados de la falta de seguridad y problemas de evacuación que tiene el recinto

  • Se inició ayer la primera fase de la reforma del edificio, cuyo importe global superará el millón de euros

La plaza de toros de Tolosa va a mejorar. Tiene más de un siglo, apenas se ha reformado, y necesita algo más que un 'lavado de cara'. Debido a su precario estado al tratarse de un edificio vetusto, a su falta de uso y a las exigencias del Gobierno Vasco, necesita ser sometida a una reforma urgente que se acometerá por fases y que se inició ayer con sus trabajos preliminares. Más adelante se estudiará si conviene o no cubrirla para ampliar sus posibilidades de uso.

Lo más urgente, ahora, es adecuar la plaza a las exigencias de seguridad del Gobierno Vasco, que está muy preocupado por la saturación que se vive durante los carnavales, una preocupación que, por otro lado, ha derivado en la polémica decisión municipal de restringir el acceso al coso taurino con la txaranga.

La reestructuración de la plaza está definida y se hará de forma gradual entre los años 2016 y 2020. La inversión total ascenderá a 1.191.407 euros. En este año 2016 se acometerá la primera fase, que costará 137.670 euros y consistirá en la creación de tres nuevas salidas de acceso al exterior desde los tendidos.

El principal problema detectado es el déficit de salidas y la altura en los callejones de salida de los tendidos. Los actuales están formados por doce gradas construidas en hormigón sobre una base en pendiente de mampostería de piedra. Las gradas presentan un fuerte deterioro, con numerosas grietas y desconchados en prácticamente la totalidad de la superficie. Además, los graderíos del tendido existentes son de tamaño muy reducido y no cumplen los requisitos de la normativa actual. En este caso, como existen filas de más de 30 asientos, la anchura debería ser de al menos 50 centímetros y no de los 36 actuales.

Para la ejecución de las nuevas salidas, se prevé la supresión de veinte asientos por salidas, lo que sumaría sesenta eliminados. Si actualmente existen 3.118 asientos, la plaza se quedaría finalmente con 3.058 asientos.

También en esta fase se plantea la demolición integral de las escaleras y la construcción de otras nuevas. Asimismo, se ampliará la puerta de acceso principal y se reforzará la seguridad de la barandilla existente del graderío - palco mediante una malla de simple torsión plastificada.

La segunda fase se hará en 2017 y consistirá en el fortalecimiento de la estructura de los palcos. En 2019 se acometerá la tercera fase, la más ambiciosa en cuanto a presupuesto (medio millón de euros). Se reestructuran las gradas y se aplicará un tratamiento anti-incendios en los techos.

La reforma de la plaza culminará en 2020 con la rehabilitación de los palcos y la colocación de nuevas estructuras metálicas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate