Diario Vasco

Amaroz decide sus dotaciones

Presentación. El técnico de Participación y la presidenta de Amarozko A.E., con los paneles de los proyectos.
Presentación. El técnico de Participación y la presidenta de Amarozko A.E., con los paneles de los proyectos. / I. ROYO
  • Culmina el proceso participativo y los propios vecinos decidirán cómo invertir 1,1 millones de euros entre ochos proyectos definidos

Construir un parque infantil, renovar el bolatoki, cubrir el frontón o mejorar las aceras. Proyectos como estos son los que decidirán acometer o no los vecinos y vecinas de Amaroz en función de las prioridades que ellos mismos establezcan. Algunos recibirán su apoyo, otros serán descartados. Los vecinos reflexionarán al respecto y votarán más adelante en una consulta popular aún sin fecha fija.

Según explicó ayer la presidenta de Amarozko Auzo Elkartea, Idoia Mariñelarena, el proceso participativo en el que se halla inmerso el barrio desde 2015 llega a su fase definitiva. El Ayuntamiento dispone de 1.100.000 euros para invertir en las dotaciones, -según una reserva que arranca desde el proyecto del aprovechamiento de la antigua Papelera Amaroz-, y ahora hay que concretar cómo distribuir esta partida.

El próximo martes, día 18, de 19.00 a 21.00 horas, se va a celebrar en el auzoetxea del barrio una reunión abierta explicativa sobre el planteamiento y la estimación económica de los ocho posibles proyectos factibles de desarrollar, identificados según las necesidades detectadas por los vecinos. Estos, durante la fase inicial de esta estrategia participativa, lanzaron varias propuestas y al final se han definido las ocho finalistas, tras el debate llevado a cabo entre los propios vecinos. Ahora se ha hecho una valoración técnica y estimación económica por parte del Ayuntamiento, en colaboración con el grupo de urbanismo de la asociación vecinal de Amaroz, de todas estas actuaciones tangibles. Paneles explicativos de los ocho proyectos están diseminados por el barrio. «Todos los vecinos del barrio tenemos que participar porque somos nosotros quienes vamos a decidir qué dotaciones queremos. Es importante que nos impliquemos», insistía ayer la presidenta.

Los proyectos son moldeables en función de la partida global de 1.100.000 euros. Un ejemplo. Una reforma menos ambiciosa del local social permitiría tener más reservas financieras para abordar los otros proyectos. Pero si los vecinos se decantaran mayoritariamente por un arreglo profundo del local, siguiendo este mismo ejemplo, quedaría menos remanente para los otros planes. Tampoco hay un límite de tiempo. Las actuaciones se irán desgranando en los próximos años.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate