El parque Elosegi del futuro

Primeras actuaciones de reforma en el parque; se plantean siete fases./
Primeras actuaciones de reforma en el parque; se plantean siete fases.

Se acometen las primeras fases de la rehabilitación de este bosque público, que quiere ganarse a un uso ciudadano, con una reforma planteada en siete operaciones diferenciadas

JUANMA GOÑI

El parque Elosegi quiere ganarse al uso ciudadano. Es una zona verde tan misteriosa como desconocida, pero sin duda también aprovechable. Su adquisición por parte del Ayuntamiento (forzada por una prolija causa administrativa y judicial casi incomprensible para la ciudadanía), ha hipotecado durante varios años las arcas municipales pero, ya superada esta carga financiera, el objetivo es ahora afrontar la reforma en profundidad del parque para acabar creando una nueva zona verde pública.

ELEMENTOSSemillero. Constituido por un murete perimetral de mampostería, se encuentra en buen estado de conservación. Su interior ha sido colonizado espontáneamente por árboles y arbustos, algunos de gran porte.

Depósito-piscina. Se sitúa en la parte alta del parque, en una meseta artificial en el que se encuentra semiempotrado en el terreno.

Torre-mirador. Constituye la torre o garita del antiguo palacio. Es un elemento emblemático del parque.

Cueva laberinto. Se trata básicamente de un elemento decorativo - recreativo, un recurso paisajístico asimilable a las grutas frecuentemente utilizadas en el diseño de parques, desde el jardín renacentista italiano, hasta el jardín naturalista inglés. Para su construcción se aprovechó la preexistencia de una cueva natural, que fue ampliada.

Cueva manantial. Manantial formado por una galería de toma de agua de 12 metros de longitud. Dispone de una represa de toma y decantación.

Manantial al aire libre. Instalación subterránea, a la que se accede desde un pozo vertical de 2,8 m de profundidad. Actualmente da solo servicio para el riego de las huertas colindantes.

LAS SIETE ACTUACIONESPrimera. Acondicionamiento del camino peatonal principal que recorre el parque.

Segunda. Acondicionamiento de un acceso rodado al parque desde el barrio de Montezkue.

Tercera. Creación de un nuevo acceso peatonal directo al parque desde la calle San Juan.

Cuarta. Rehabilitación y acondicionamiento de la torre-mirador del parque.

Quinta. Rehabilitación y acondicionamiento del depósito-piscina como estanque para plantas y fauna acuáticas, y como lugar de descanso y observación.

Sexta. Rehabilitación de la cueva-laberinto, el elemento (construido y natural) más singular del parque. Requerirá de una compleja y costosa ntervención constructiva.

Séptima. Reparación del cerramiento perimetral.

Trabajos previos. Limpieza, podas, talas, cuidados fitosanitarios, recomposición paisajística...

La rehabilitación se va a llevar a cabo en siete fases diferenciadas, de las que ahora se están ejecutando las dos primeras, referentes a la pavimentación del camino peatonal principal y al acceso rodado desde el barrio de Montezkue, así como al vial de servicio y mantenimiento en la parte superior del bosque. El coste es de 181.978 euros.

El parque Elosegi es el resto de una antigua finca mayor que originariamente se extendía hasta el paseo San Francisco, y cuyo origen puede fecharse en el siglo XIX. El ferrocarril constituía la división de la finca en dos ámbitos físicamente independientes que funcionalmente se mantenían unidos por medio de una pasarela peatonal. La pieza situada en la parte baja de la finca fue urbanizada y construida aprovechando sus condiciones urbanísticas favorables, mientras que la otra se ha mantenido hasta hoy día con su uso inicial de parque.

Los arquitectos cifran la rehabilitación de Elosegi en el mantenimiento del carácter que el parque tiene. Lo definen como 'parque-monte', con una funcionalidad predominantemente de paseo, contemplativa y didáctica. Quedarían excluidas funciones de juego y de ocio activo que no fueran las de senderismo y footing. La reforma no es fácil, dadas las elevadas pendientes.

Otro gran propósito de la actuación es la restauración, recuperación y puesta en valor de los componentes originales del parque. Unos naturales, como las plantaciones, formaciones geológicas (cavidades subterráneas, karst, manantiales...) Y otras artificiales, como el sistema de caminos y recorridos internos, el conjunto de escolleras y muros, o las construcciones ornamentales y recreativas.

Una vez culminada la reforma mejorará su funcionalidad de cara a su uso público y a las necesidades de mantenimiento: accesibilidad peatonal, circulación rodada exclusivamente de servicio, pavimentación, mobiliario urbano, cierre de la finca, seguridad, información y señalítica, redes de infraestructuras... También se plantea un segundo nivel de intervención para garantizar la integración plena del bosque en el contexto del casco urbano, y otros usos como juego de niños, los recreativo-comerciales, de servicio, etc.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos