Diario Vasco
Tomate y verdura en el puesto de las hermanas Izaguirre.
Tomate y verdura en el puesto de las hermanas Izaguirre. / P.A.

Tomate de calidad en abundancia

Juego de equilibrios el vivido ayer en el mercado semanal de Tolosa, en el que a los habituales clientes, tanto locales como visitantes esporádicos, se les sumaron un grupo de jóvenes atletas venidos en torno al tercer festival Slackline que se celebra en el embarcadero del Zerkausi.

No cabe duda de que la excelsa oferta de producto en las mesas marcó la jornada de ventas propia del inicio de curso. El equilibrio en las mesas a que hacíamos referencia se veía claramente en las proporciones de producto de verano y de otoño de los puestos. El tomate, la vaina o la guindilla están en el mejor momento del año. El primero abundaba por doquier, y las cotas de sabor y madurez alcanzados están en la cúspide anual. Nos comentaba Iñaki desde el puesto de Barazki bizidunak de lo delicado de este cultivo. Muchos creen que las distintas plantas crecen por generación espontánea, y que casi la única labor requerida al cultivador es preparar un poco el suelo al comenzar el cultivo para recoger al final del ciclo los frutos de tan exiguo trabajo. Nada hay más erróneo. Todos los cultivos requieren un trabajo diario adaptado a las necesidades que surgen en los distintos estadíos, y hay algunas especies cuya dedicación y cuidado se han de afinar para obtener buenos resultados. El tomate es una de ellas, y si las circunstancias meteorológicas acompañan se pueda prolongar el cultivo hasta enero.

La parte más otoñal de la lista de producto está en las brassicáceas que poco a poco se van haciendo fuertes en las mesas, las pochas blancas nuevas; aún en vaina y de una ternura excepcional, y en la inminente llegada de las primeras alubias de Tolosa nuevas. En una o dos semanas es posible que aparezcan, y a buen seguro habrá muchos habituales esperando la buena nueva.

La lista de fruta es otra de las muestras inequívocas de la llegada del otoño. Las distintas variedades de pera, las pocas ciruelas que van quedando ya en los puestos y las exquisitas matxakanas que ya proliferan en distintos puntos del Zerkausi son señal clara del regalo que supone ésta época para la fruticultura. Destacar a su vez las manzanas 'perlestriña', que presentó Jose Anjel Loidi, y las también excelentes 'red star' que ofrecía Jose Antonio Aizpurua. Nos comentaban ambos que este año, por eso de la vecería y demás fenómenos naturales, toca año de escasez de cosecha o 'ezurtea' como dicen ellos. Hablaban de especies concretas de manzanos, como la errezil sagarra, porque otras como las distintas variedades de sidra que ya se empiezan a recoger parece que vienen bastante cargadas. Habrá que ver.

De la lista de micológicas poco que decir, sino recurrir a proveedores foráneos para abastecer nuestras mesas. Comentaba Zeferino Auzmendi, veterano experto en la materia, que en sus registros no hay, y suma ya más de 50, año peor en lo micológico.

Esperamos que un otoño más húmedo traiga cierta abundancia a nuestros bosques.