Los socios de Jotakea se concentraron contra el cierre de su sede

El Ayuntamiento aduce que no cuenta con la debida insonorización

NÚÑEZ LEGORRETA.

El Ayuntamiento de Legorreta decidió recientemente cerrar la sociedad Jotakea de la localidad, tras recibir las quejas de varios vecinos residentes en el edificio donde tiene su sede. La sociedad, fundada el año 1964 y que lleva en su sede actual desde el 1994, como respuesta a esta decisión, decidió en asamblea concentrarse todos los domingos a mediodía frente al Ayuntamiento. El domingo pasado, 10 de diciembre fue el primer día que realizaron este acto.

En palabras de los responsables de Jotakea, las quejas provienen de un único vecino. «La sociedad adquirió el actual local al propio Ayuntamiento y tras realizar las obras de acondicionamiento e insonorización, el consistorio nos concedió la licencia de actividad definitiva y apertura en mayo de 1995», indican y añaden que «en mayo de 2015, ante las dudas planteadas por las quejas de un único vecino, el Ayuntamiento nos confirmó que la licencia de actividad era correcta y que por lo tanto consideraban cerrado el expediente relacionado con este asunto».

Por ello, no entienden por qué este año, «tras la denuncia del mismo vecino, el Ayuntamiento ha decidido cerrar la sociedad alegando que no cumplimos con la normativa sobre ruidos regulada por el decreto 213/2012 sobre contaminación acústica», explican, «sin tener en cuenta ni el perjuicio económico que ello supone a los 60 socios ni que con esa decisión se pierden dos puestos de trabajo. A nuestro entender, ha adoptado una drástica solución posicionándose de parte al lado del vecino, sin caer en la cuenta que la medida adoptada puede derivar en una peligrosa dinámica que suponga el cierre de varios locales, comercios y hostelería, incluso locales de propiedad municipal».

El consistorio, por su parte, en un bando publicado indica que «los problemas entre la sociedad y los vecinos no han empezado ahora; hace tiempo que hay un problema de convivencia que, desafortunadamente, ha llegado al extremo». Asimismo, aclaran que el Ayuntamiento «desde el principio puso en marcha un proceso de mediación, y las dos partes firmaron un acuerdo, que está firmado en el Ayuntamiento. Pero a los pocos días de firmar ese acuerdo, el consistorio comenzó a recibir quejas, porque la sociedad no estaba cumpliendo con lo firmado».

Como última actuación ante el incumplimiento del acuerdo que aducen los vecinos, han interpuesto una denuncia en el Ayuntamiento, algo que subrayan, «el Ayuntamiento está obligado a tramitar, y se ha confirmado que la sociedad no cumple las condiciones legales establecidas, ya que no cuenta con la debida insonorización. Por lo tanto, se le ha ordenado a la sociedad que cumpla con esas condiciones. Cuando se hayan hecho esos trabajos, podrá de nuevo funcionar con normalidad», explican. Asimismo, desde el consistorio recuerdan que «en caso de no haber tramitado la denuncia hubiera cometido un delito que conllevaría penas de prisión contra las autoridades municipales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos