La velada, gancho del cartel festivo

Kevin Baldospino disputó en la velada del año pasado su último combate como aficionado.
Kevin Baldospino disputó en la velada del año pasado su último combate como aficionado. / MARIN

Se cumplen 65 años del primer festival en torno al ring que organizó el Boxing en 1952

ORDIZIA.

Se cumplen 65 años, de aquella primera velada de boxeo que organizó el 24 de julio de 1952 el grupo de entusiastas reunidos en torno a Mariano Galarza, grupo que fundó la sociedad Boxing Ciclo Club, con domicilio inicial en el bar Aldasoro. Sesenta y cinco años en los que no consta haya faltado ni una sola vez a la cita. En cualquier caso valga recordar que el boxeo, en Ordizia es anterior al Boxing, primeros púgiles cómo; Luis Ibáñez, Eugenio Arana, Raimundo Garate, etc, que además labraron un destacado palmarés. Sesenta y cinco años sin faltar a la cita con el arte del cuadrilátero que hoy se convierte en el plato fuerte de la jornada festiva.

Así las cosas, el Boxing, al igual que el año pasado, de la mano de la promotora EuskoBox, de Vitoria presenta una velada que, sin duda, va a ser del agrado de la afición.

Ordiziako punch boxing

Velada que los componentes del recientemente constituido 'Ordiziako punch boxing kirol kluba' a cuyo frente se encuentra el entusiasta preparador Kiko Romero, van a aprovechar para ofrecer, al igual que lo hicieron las pasadas navidades, esta vez, tres combates de entrenamiento, a partir de las 18.30.

A las 20.00, la velada recoge el testigo, cartel que ofrece seis combates de aficionados y dos de profesionales. Precisamente abre la noche deportiva el combate femenino, peso pluma, que reúne a la gasteiztarra, Leire Urretxo con la donostiarra Amaia Pérez. A continuación, peso medio (3 asaltos de 2 minutos), entre Kevin Saavedra (Euskobox) y Fernando Guzmán (Donostia).

Tercer combate, peso pluma (3 asaltos de 3 minutos) entre Mikel Telleria (Euskobox) y Asier Cuesta (Eibar). La agenda prosigue con un envite, peso gallo, entre Leo (Euskobox) e Iker (Bilbao).

A continuación, en los superligeros, turno para Xabier Burgueño (Donostia) y Elhabib (Bilbao).

Cierran la tanda de combates amateur, en el peso medio, Andoni Domínguez (Euskobox) y Daniel Fernández (Logroño).

El primero de los combates profesionales, con cambio respecto al cartel inicial, sitúa a Ricardo Fernández, quien tendrá que aplicar todas sus armas, ante un Marius Istrate que en su único combate profesional hizo sudar tinta al poderoso Cristian Vélez (7-1-1) hace pocas semanas. Istrate es un peso ligero que viene a Ordizia a ganar. Fernández, un superpluma que desea recuperar la senda de la victoria y que, sin duda, pondrá toda la carne en el asador. Esta será la tercera pelea de Fernández en tres meses, tras su debut el 21 de abril en Bilbao, con victoria frente al experimentado nicaragüense Edwin Téllez. En junio, el riojano perdía a los puntos en Barcelona frente al local Moussa Gholam.

En el estelar, Kevin Baldospino, que tan grato recuerdo dejó el año pasado en Ordizia en su último combate como aficionado. «Vuelve en plena forma, ha evolucionado mucho durante los últimos meses y regresa a Ordizia con todo listo para ofrecer un gran combate», manifiesta su entrenador Jesús Rodríguez y al máter del Miranda Boxing Club.

Baldospino, de 23 años, que presenta un récord de dos victorias y un nulo, viene de ganar a Enmanuel Seboiu antes del límite en un combate celebrado en abril y en el que mostró ambición y contundencia además de la depurada técnica pugilística que le caracteriza desde su etapa como amateur.

Su rival será el experimentado peleador asturiano Daniel Calzado, zurdo y de 35 años, que se ha medido a boxeadores de la talla de un Jon Fernández, que disputará el WBC Silver del superpluma el 29 de septiembre en Bilbao.

Fotos

Vídeos