Total renovación para la calle Altamira

El alcalde de la localidad, José Miguel Santamaría, y la concejal Arantxa Fernández. / MARIN
El alcalde de la localidad, José Miguel Santamaría, y la concejal Arantxa Fernández. / MARIN

Las obras cuentan con un presupuesto de 300.000 euros y un plazo de ejecución de cuatro meses

DV ORDIZIA.

Si a comienzos del año pasado la excavadora se encargó de poner al día y renovar, totalmente, infraestructura y canalizaciones incluidas, la calle Okorrobidea, el arranque de este 2018 propone lo propio en la continua y adyacente calle Altamira.

A la hora de presentar el proyecto, el alcalde de la localidad, José Miguel Santamaría, recordó ayer, que ésta fue una de las peticiones planteadas por el vecindario en el proceso participativo de cara a la elaboración de los presupuestos del pasado ejercicio si bien añadió que «en el primer Pleno en el que se presentó el proyecto fue rechazado por la oposición, que es mayoría. Al mes siguiente lo volvimos a llevar al Pleno desde el gobierno municipal y la Asociación de vecinos y vecinas de Altamira presentó una solicitud para su aprobación. Nadie votó en contra».

Con más de cinco décadas a sus espaldas, Altamira es un barrio que reclama su puesta al día, en especial y en concreto en todo ese entramado que no se ve y que representa las diferentes canalizaciones que discurren por el subsuelo. Así las cosas, de la mano del Consorcio de Aguas, este ramal afronta su total y completa reurbanización.

«El pasado martes se hizo el replanteo, ahora la empresa está preparando el plan de seguridad y salud, y la semana próxima se instalarán las casetas de trabajo. El próximo lunes se pondrá un bando en los portales», adelantó el máximo edil municipal.

De la misma manera, está previsto que la piqueta comience con su labor el próximo lunes, día 22, pistoletazo de salida para una obra que cuenta con una duración (plazo de ejecución) de dieciséis semanas, por lo que se prolongarán hasta mediados o finales de mayo, y un presupuesto de 300.000 euros (171.000 fue el presupuesto de la calle Okorrobidea).

«Aquí se cambiarán la canalización del agua y el sistema de saneamiento, se separarán las aguas fecales y las pluviales, se ensanchará la acera y se renovará el suelo de la carretera. La iluminación se encuentra en buen estado», explicó José Miguel Santamaría.

La superficie del área es de 1.651 metros cuadrados y la calle mide 167 metros de largo. La empresa Lurkide , expuso el alcalde, va a ser la encargada de ejecutar el proyecto, con una adjudicación, como decimos de 300.000 euros. Adjudicación que se ha llevado a cabo a través del Consorcio de Aguas de Gipuzkoa, apuntó, ente con el que el Ayuntamiento firmó un convenio de colaboración en el 2009 para ir renovando en Ordizia el ciclo integral del agua.

Durante estos cuatro meses que van a durar los trabajos, la calle permanecerá cerrada al tráfico, inconveniente que contará con la correspondiente propuesta alternativa. De la misma manera los contenedores situados frente a la zona alta de la calle mudan su ubicación, escasos metros.

La calle Altamira, con una anchura de tres metros, es de sentido único, desde Zumalakarregi kalea, vial de entrada a esta barriada, hacia Okorrobidea, dirección única de circulación que se mantendrá de esta manera. La acera existente está en el lado derecho de la subida y se ensanchará hasta alcanzar los dos metros. Se renovará también la acera existente al inicio de la calle, a la izquierda, y en la parte superior, carente de acera, se dispondrán dos pasos de peatones para garantizar la seguridad necesaria. No desaparece ninguna de las plazas de aparcamiento.

El alcalde concluyó reseñando que el propósito no es otro que la siguiente actuación, es decir renovación, corresponda a la calle Oianguren.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos