El testamento vital, a debate

El doctor Iñaki Saralegi es el coordinador del proyecto 'Voluntades Anticipadas' de Osakidetza. / USOZ
El doctor Iñaki Saralegi es el coordinador del proyecto 'Voluntades Anticipadas' de Osakidetza. / USOZ

La charla-coloquio la impartirá mañana en el palacio Barrena el doctor Iñaki Saralegi

DV ORDIZIA.

La agenda de los actos conmemorativos del 750 aniversario de la villa vuelve a ofrecer una interesante programación para esta semana. La comisión que ha trabajado y dispuesto los encuentros en torno a la salud propone para mañana miércoles, en colaboración con Osakidetza, un tema tan interesante como ineludible 'Las voluntades anticipadas' cuestión sobre la que a las 18.30 en el salón de actos del palacio Barrena hablará el doctor y especialista en la materia, Iñaki Saralegi.

Un documento también conocido como 'Instrucciones Previas o Testamento Vital' en el que una persona expone y manifiesta, anticipadamente, con plena lucidez, su voluntad al objeto de que ésta se cumpla en el momento que no sea capaz de expresarse, por sí misma, o bien tenga limitada su capacidad para tomar sus propias decisiones, sobre los cuidados y el tratamiento que ante la enfermedad quiere recibir. En su caso, también puede recoger sus deseos sobre el destino de sus órganos o de su cuerpo en caso de fallecimiento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha previsto que las enfermedades crónicas serán la principal causa de discapacidad dentro de dos años; en el 2020. Se estima que hacia el año 2030 se doblará la incidencia de enfermedades crónicas en mayores de 65 años. En este contexto no es de extrañar que las enfermedades crónicas sean identificadas, en la actualidad, como un verdadero problema emergente de salud.

En este sentido, valga reseñar que diferentes estudios han puesto de manifiesto que las enfermedades crónicas llegan a motivar el 80% de las consultas en atención primaria y el 60% de los ingresos hospitalarios.

Pues bien, ante el progresivo envejecimiento de la población y la cronificación de un buen número de enfermedades, el documento que recoge las voluntades anticipadas (testamento vital o instrucciones previas) se muestra cada vez más útil dado que ayuda a conocer los deseos de los pacientes y a respetarlos cuando la enfermedad o la vejez impiden expresarlos.

Iñaki Saralegi, médico especialista en cuidados intensivos, lleva tres años coordinando el Programa de Voluntades Anticipadas en la Organización Sanitaria Integrada (OSI) de Alava. Una iniciativa de información y acompañamiento para las personas interesadas en realizar este documento.

Iñaki Saralegi insiste en que las 'Voluntades anticipadas' son ante todo un proceso de comunicación entre el paciente, su familia y el equipo sanitario que le atiende, para que diga lo que quiere en cuanto a los cuidados y tratamientos desea y que eso se cumpla cuando no pueda decidir. Es por si alguna vez en la vida no podrías decidir, por ejemplo, por verte afectado por un ictus, por edad avanzada no te lo permite, u otros motivos.

Aunque este documento se puede realizar en el Registro de voluntades anticipadas, acompañado de tres testigos, o bien ante notario, para nosotros lo ideal es que el trabajador social, el médico o la enfermera inviten al paciente a hablar sobre el tema. «El paciente pregunta y nosotros proponemos que el médico fomente la reflexión para que en dos consultas con él y sus acompañantes se traten las cuestiones que le preocupan» reseña.

Disponer, por escrito y registrados los deseos personales, emocionales y espirituales sobre la manera en que una persona quiere vivir el final de su vida ayuda en la toma de decisiones a familiares y profesionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos