El sénior de basket lo tiene difícil en Santander

Plantilla y cuerpo técnico del primer equipo de baloncesto que milita en la liga EBA. /  MARIN
Plantilla y cuerpo técnico del primer equipo de baloncesto que milita en la liga EBA. / MARIN

Los cántabros son segundos en la liga EBA al haber perdido un solo partido de 11 disputados

ORDIZIA.

El largo puente que acompaña a esta semana propicia que en varias de las modalidades deportivas no sólo haya jornada sino que en ocasiones sea doble jornada. El primer equipo de basket, el Ordizia Basoa Banaketak, disputa dos encuentros oficiales. El primero, hoy miércoles y el segundo este sábado, 9 de diciembre.

Centrándonos en el primero de ellos, los urdiñas están convocados, hoy, a las 17.30 en Santander, donde les aguarda el CD Estela. Conjunto ya conocido por la afición, puesto que allá por el mes de septiembre los ordiziarras disputaron un amistoso, en Majori, que no se nos olvida, al conseguir una ilusionante victoria no sin antes disputar una prórroga.

Los cántabros, como ya apuntaban en aquella ocasión, conforman uno de los equipos más fuertes de esta liga EBA. Han ganado 10 de los 11 partidos disputados balance que en estos momentos les sitúa en la segunda posición de la tabla. Así las cosas, se antoja una salida muy complicada, más aún habida cuenta de que el conjunto urdiña se encuentra mermado por las lesiones de Andoni Gaztañaga y Aitor Insausti, esperando que la evolución de Asier de la Iglesia haya sido positiva.

Por lo que al partido que disputó el sénior femenino ante el Técnum respecta, diremos que las de Lander Mujika y Patxi Olano saltaron a la cancha enchufadísimas. Jugando con gran intensidad defensiva y obteniendo jugadas y posiciones de ataque en superioridad de argumentos baloncestísticos. Los cuatro cuartos cayeron del lado ordiziarra, siendo definitivo el tercero con un parcial de 28-2, para llevarse el encuentro por un tanteador final de 74-26.

El júnior masculino visitaba al Tolosa, escuadra ante la que los ordiziarras no salieron centrados a la tarima y consecuentemente al descanso la diferencia era de 17 puntos para los anfitriones, renta que parecía insalvable, 27-10, no tanto por la diferencia de tanteo, sino por la escasa anotación de los urdiñas. Sin embargo, en la reanudación cambiaron las tornas y los del txoko fueron capaces de hacerse con los dos cuartos que quedaban por disputarse. A pesar de no conseguir la victoria, el balance final de 48-36 puede considerarse positivo.

Similar plaza le correspondió visitar al júnior femenino de rendimiento, donde las pupilas de Markel jugaron dos partes bien diferenciadas. En el primer tiempo las ordiziarras, fieles a su juego de uno contra uno, se sintieron cómodas, dominando de este modo las acciones de ataque, buscando huecos y apoyos que daban buenos resultados. La ventaja ordiziarra al descanso era de tres puntos, 21-24.

Sin embargo, en la segunda mitad, el entrenador del equipo papelero cambió la disposición defensiva de sus jugadoras, poniendo una en marcaje individual y las otras cuatro en zona defensiva, aprovechando el poderío físico de sus jugadoras interiores. Circunstancia que las ordiziarras no supieron leer en su amplio repertorio atacante, lo que indujo a que la victoria final se quedara en casa. Take Tolosa 54-Ordizia 40.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos