Reordenación viaria en San Bartolomé

José Miguel Santamaría, alcalde de Ordizia y Aintzane Oiarbide diputada de Infraestructuras Viarias./
José Miguel Santamaría, alcalde de Ordizia y Aintzane Oiarbide diputada de Infraestructuras Viarias.

La Diputación y el Ayuntamiento firman el acuerdo que da luz verde al proyecto de remodelación viaria de esta barriada

ORDIZIA.

Hace ahora algo más de un año (septiembre del 2016), el Departamento de Infraestructuras Viarias de la Diputación Foral de Gipuzkoa daba su visto bueno a la reorganización del tráfico en el barrio de San Bartolomé, decisión que confluía con el propósito del Ayuntamiento de dar continuidad al empeño de recuperación y rehabilitación de esta barriada.

Recuperación y rehabilitación que comenzó por el derribo de varias de las viejas edificaciones, huertas, etc, siguió con la construcción del parking y acera, la instalación de la iluminación, etc, proceso que ala hora de seguir adelante reclamaba la reordenación del tráfico y la accesibilidad, sobre todo peatonal.

Solventadas, inicialmente, cuestiones de titularidad, fundamentalmente de la carretera de acceso al barrio desde la N-I, tocaba abordar la cuestión que nos ocupa en su globalidad. Para ello, inicialmente se llevaba a cabo el correspondiente anteproyecto.

Por un lado, al objeto de poner en valor y hacer atractivo el parking, la idea no era otra que construir una carretera, que a modo de anillo, circunvale el hipermercado de Eroski, lo que permitiría ensanchar las aceras que van desde la antigua fábrica de Muebles San José hasta Otegi Berri, tramo de carretera que pasaría a ser de sentido único (salida).

Desde el punto de vista de la movilidad peatonal, y de su seguridad, además de contar con aceras más anchas, la propuesta pretendía mejorar el camino para peatones, hasta la altura del que fuera campo de rugby Trevijano, tramo, como decimos con comienzo a la altura del paso inferior de las vías del tren (Muebles San José) que a su vez, y al objeto de ir mejorando el acceso al campus del Goierri, (enlace Agerrebidea) contaría con el correspondiente bidegorri.

Pues bien, el departamento foral de Infraestructuras Viarias y el Ayuntamiento acaban de firmar el correspondiente convenio o acuerdo, que en los términos anteriormente expuestos va a permitir llevar adelante la remodelación viaria de San Bartolomé.

Aintzane Oiarbide, responsable foral del área pone el acento en el que hecho de que «el acceso rodado de San Bartolomé es uno de los cuatro que tiene la carretera N-1 en Ordizia. A pesar de ser el acceso de menor circulación, el tráfico en ambas direcciones resulta excesivo para el barrio. Además, dada la existencia de un hipermercado de Eroski en la zona, los movimientos peatonales son numerosos a través del paso inferior. El propósito no es otro que resolver la situación actual existente en el barrio».

Así las cosas, añadía, el proyecto aprobado «modificará, completamente el acceso-salida de la N-1. La calle San Bartolomé será de un único sentido de circulación, lo que dará opción al ensanche de las aceras lo que revertirá, tanto en la seguridad de los peatones que acuden al centro comercial como al campus universitario».

El proyecto tiene un presupuesto total de 433.034 euros. La diputación se encargará del enlace de la N-I y de la carretera que comunica con la zona del aparcamiento, apartado que requiere un desembolso de 266.182,42 euros.

Aunque nos acercamos a las fiestas navideñas, está previsto que las obras empiezan a rodar esta misma semana. Obras que cuentan con un plazo de ejecución de prácticamente cuatro meses (14 semanas).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos