«Si queríamos ganar, teníamos que ahumar»

Los hermanos Odriozola han vencido en Ordizia con un queso «ligeramente ahumado»./
Los hermanos Odriozola han vencido en Ordizia con un queso «ligeramente ahumado».

Los hermanos Odriozola, ganadores del concurso de quesos, admiten que han modificado la elaboración de su producto para tener más posibilidades de victoria en Ordizia

Félix Ibargutxi
FÉLIX IBARGUTXI

Los hermanos José Luis y José Miguel Odriozola Lertxundi, de la quesería Agerre-buru de Aia, ganaron ayer la txapela del campeonato de quesos de pastor de Ordizia. Es la primera vez que consiguen el preciado galardón, después de décadas en el oficio. Han recibido el galardón con sorpresa: «El pasado domingo, en el campeonato de Gipuzkoa, que se celebró en el Artzain Eguna de Legazpi, no quedamos entre los diez primeros, de manera que no podremos concursar en el campeonato de Euskal Herria. Allí presentamos un queso un poco fuerte, y visto el resultado hemos traído a Ordizia uno más suave».

Los Odriozola Lertxundi han presentado un queso ahumado, pese a que en su quesería, en el día a día, apenas ahúman, porque los clientes no piden ese tipo de queso. Pero han acudido a Ordizia con una pieza ahumada porque tienen la sospecha de que de esa manera hay más posibilidades de convencer a los miembros del jurado. Las estadísticas son claras: los cinco quesos más valorados hoy habían pasado por el proceso del ahumado en mayor o menor medida, y al certamen se han presentado un total de 28 piezas ahumadas y 17 ‘blancas’.

Los Odriozola –que tienen 55 y 51 años– han comentado que poseen un rebaño de 300 cabezas de la variedad ‘muturgorri’ o carablanca, que es la históricamente ha predominado en esa zona. «Intentamos que estén siempre al aire libre, nada estabuladas. La quesería está bien, el caserío no tanto, es una edificación muy vieja, ocurre que estamos desde siempre en alquiler y que el dueño no quiere vender», han añadido.

Sin que saliera el tema la palestra, el mayor de los hermanos ha manifestado también que apoya a los pastores que piden pistas en Aralar. «Nosotros no llevamos allí el rebaño, pero queremos que esos pastores vivan y trabajen bien, y no como hace doscientos años».

Comenzaron con los quesos a muy temprana edad, sin llegar a los 18 años. « Teníamos un tío que hacía quesos en Aralar, Ángel Odriozola, que falleció con 51 años. Tras su muerte nos venía gente al caserío a comprar queso y es cuando decidimos ponernos nosotros mismos a elaborarlos». Viven a gusto: «En la época de partos duermes poco, es difícil coger vacaciones, pero el oficio es bonito».

El pasado domingo no quedaron en el campeonato de Gipuzkoa ni siquiera entre los diez primeros, pero la quesería Agerre-buru tiene su pequeño palmarés. Ya tenía conseguido un cuarto puesto en Ordizia, el año pasado en el campeonato guipuzcoano quedó tercera, y se llevó una medalla de oro en el Internacional Cheese Festival que se celebró el año pasado en San Sebastián.

Temas

Ordizia

Fotos

Vídeos