El primer equipo de basket se quedó con la miel en los labios en su visita a Burgos

DV ORDIZIA.

No pudo ser. Una vez más se le escapó el partido al primer equipo. El calendario hacía que el Ordizia Basoa Banaketak se desplazase hasta Burgos para medir su habilidad en la cancha ante el Grupo de Santiago Automoción. Conjunto, que como comentamos en la previa, ya sabía lo que era perder ante los urdiñas.

La escuadra burgalesa ocupaba la décima plaza de la clasificación, mientras que los urdiñas, con dos victorias menos, eran acreedores a la decimocuarta.

El conjunto, burgalés, por apuntar algunos detalles, está formado por cinco jugadores extranjeros y siete nacionales, de todo el territorio nacional, conjunto ensamblado para codearse con lo más granado de la categoría, y que, tras un buen comienzo de liga, y unos tropezones por el camino, vuelve a enderezar el rumbo, en estos últimos encuentros del calendario.

El partido fue muy disputado a lo largo de los cuarenta minutos, los ordiziarras estuvieron metidos en la contienda en todo momento, pero no consiguieron el botín.

Salieron ambos equipos a la cancha muy centrados, sin tiempo para la toma de contacto, cada equipo a lo suyo. La defensa urdiña bien montada, bloqueando los intentos de juego dentro de la pintura, gracias a una muy buena coordinación entre jugadores.

Jugando bien en ataque, con tranquilidad, sin pausa, pero eligiendo bien al jugador que debía ejecutar la acción atacante final. Jugando todos, como un equipo, como un perfecto engranaje. Los burgaleses consiguieron hacerse con la victoria de este primer cuarto por dos escasos puntos; 22 a 20.

Se vivía un inmejorable ambiente en el banquillo ordiziarra, con confianza, con continuos estímulos entre jugadores y cuerpo técnico buena seña de identidad del conjunto urdiña. El segundo cuarto también fue para los castellanos, y también por dos escasos puntos, pero la defensa urdiña se tornó más intensa, más participativa si cabe, prueba de ello los escasos 16 puntos que consiguió el conjunto anfitrión. La lucha bajo los tableros no se decantaba para ninguno de los dos conjuntos. Se estaba trabajando bien y podía caer la victoria para cualquiera de los dos equipos. Al descanso, 38 a 34 para los de casa.

El tercer cuarto, que suele resultar en muchos encuentros definitivo, aquí no lo fue. Los urdiñas apretaron más en sus acciones defensivas, y jugando buenas transiciones defensa-ataque, consiguieron frenar el arreón inicial de los locales para intentar su asalto al feudo castellano que no llegó a cumplirse, por la buena disposición defensiva del conjunto burgalés, que, efectivamente, se había presentado para ganar el encuentro. No conseguimos, tampoco en esta ocasión, hacernos con el marcador parcial perdiendo por un solo punto, 20-19.

En el balance, el Ordizia perdía el primer cuarto de dos, el segundo de dos, y el tercero de uno, era evidente que el equipo urdiña estaba metido de lleno en el partido, pero que la ventaja se estaba acumulando. Son cinco puntos que, sin ser definitivos, pueden pesar en el ánimo de los jugadores. Sin embargo, no fue así.

En la última tanda de diez minutos, debemos arriesgar para intentar acortar la diferencia y ponernos por delante en el marcador, y en ese intento final, se desajustaba en dos ocasiones nuestra defensa, y lo pagamos caro.

Los locales se pusieron a diez puntos, lo que le otorgaba cierta tranquilidad en el tiempo de juego al Grupo de Santiago. Los de Mendiluze y Sarasola trataron de responder, pero la situación fue bien controlada por los jugadores locales que se hacían con el parcial del último cuarto por cuatro puntos, quedando un tanteo final de Grupo de Santiago Automoción 83-Ordizia 74.

Comentar que finalmente sí fue de la partida Eneko Durán, que jugó a un buen nivel, como el resto del equipo, en su retorno a la cancha. Nos quedamos con el buen ambiente que rodea a este equipo y con las buenas sensaciones que emanan de él. Nos vemos en Majori.

El segundo equipo, pisa firme en su intento de retorno a la segunda división de la categoría. Los de Mike realizaron un partido muy serio ante el Antigua Luberri A, en el que sólo cedieron el tanteo del primer cuarto por 12 a 13, mientras que consiguieron hacerse con el resto de resultados parciales, para conseguir la victoria por 55 a 48.

El júnior femenino de participación, consiguió una holgada victoria ante el Mondragón Unibertsitatea, victoria fraguada ya en la primera parte, en el que las urdiñas ya ganaban por 25 a 4.

Buen partido el disputado por las de Maitane Pérez y Natale Arizmendi que se hicieron con un contundente triunfo final por 63 a 17.

Fútbol de cuadrillas

Resultados correspondientes a esta última jornada: Mokela 6-Arkaitza 2, Gauss 17-Txolka 0, Kurba 1-Rockus 3 y Tzulo 0-Km BL 2.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos