El primer equipo de basket vuelve a dejar escapar la victoria en los últimos instantes

DV ORDIZIA.

Al primer equipo de baloncesto, el Ordizia Basoa Banaketak se le volvió a escapar la victoria en los últimos momentos del encuentro. Majori a reventar, la afición volcada con su equipo desde el salto inicial. Los visitantes, La Gallofa, conjunto cántabro, con buenos jugadores. Hasta este momento ocupaban la sexta posición, con trece victorias y con el punto de mira puesto en los cuatro primeros puestos, que dan acceso al play off de ascenso. Los ordiziarras , con ocho victorias, a una sola de la salvación. Objetivos diferentes a estas alturas de temporada para los dos equipos.

Los urdiñas comenzaron bien plantados en la cancha, además de enchufados de cara a la canasta. A los dos minutos ganaban por cuatro puntos, 6-2. Los santanderinos presentaron un conjunto muy equilibrado. Con hombres altos, que se movían bien en la pintura; uno de sus puntos fuertes.. De hecho los primeros puntos del conjunto visitante llegaron desde esa zona de la cancha. Nuestros jugadores, acostumbrados a fajarse con rivales de mayor talla física, tendrían que concentrar gran parte de su esfuerzo en tapar esta virtud foránea.

Los urdiñas, imponían su juego; más rápido, con buenas transiciones defensa ataque, que obligaban a la escuadra rival a componer una y otra vez su transición defensiva.

A cinco minutos para el final del primer cuarto, los del txoko continuaban por delante en el marcador, 12 a 8. No eran ventajas significativas, pero incomodaban a los visitantes que no conseguían la tecla para imponer su juego bajo la canasta rival. El cuarto continuó siendo un intercambio de canastas, 15 a 12 a falta de 4 minutos. 16 a 17 a falta de dos, para llegar a la finalización del primer periodo empatados a 20.

El segundo cuarto fue por la misma senda. Los cántabros habían cambiado de hombre alto, ya en el primer cuarto, y estaba haciendo daño a los locales, que sin embargo, sacaban a relucir otros recursos, como son el tiro a larga distancia, haciendo un parcial de comienzo de cuarto de 4-0. Momento en el que el entrenador cántabro pidió tiempo muerto, para parar la dinámica del juego urdiña.

Con la reanudación recortaron distancias, pero un triple local volvía a dejar las cosas en su sitio. A falta de 5 minutos los urdiñas se imponían por cinco puntos, 33 a 28. A falta de 2 minutos para el descanso, por primera vez en todo el encuentro los cántabros se ponían por delante; 37-38, diferencia que aumentarían al descanso en un punto más, 38-40. A la vuelta del vestuario, los ordiziarras volvieron a tomar las riendas del encuentro merced a un triple de inicio. Sin embargo, inmediatamente se produjo una acción de 2+1 que consiguieron materializar los visitantes, obteniendo la máxima ventaja acumulada, 5 puntos, a falta de 6:25 para el final de cuarto, 43 a 48.

Los de Mendiluze y Sarasola afinaron la puntería y neutralizaron la ventaja para ponerse por delante, gracias a un gran derroche físico, en continuas ayudas defensivas, además de realizar buenas opciones de canasta con un acierto importante. El tercer cuarto finalizaba con una pequeña renta de dos puntos, para los del txoko; 58-56.

Impresionaba el conjunto visitante, con una plantilla muy compensada. Quizás el equipo que mejor banquillo ha presentado hasta la fecha en Majori, buenos relevos para los 5 jugadores de inicio, con una buena dirección de juego, que mandó en el campo con jerarquía. Buen juego interior, jugadores ágiles que saben bien lo que hacen, y bien escoltados por los jugadores de perímetro. En la última tanda de diez minutos, los urdiñas salieron a vaciarse. Inmediatamente cosecharon una ventaja máxima de 5 puntos 65-60 a falta de 5:45. Sin embargo, desde ese momento hasta la bocina los urdiñas solo sumaron 3 puntos más, por 16 los visitantes. Una lástima, porque una vez más los últimos instantes decantaban el marcador; 68-76. Para más inri, Eneko Durán se lesionaba. Animo Eneko.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos