El primer equipo de basket completa su semana mágica con victoria ante el Zarautz

Azeari Andonegi (Oiangu)./
Azeari Andonegi (Oiangu).

DV ORDIZIA.

En un fin de semana, excepcional desde el punto de vista deportivo ya que los primeros equipos de las diferentes disciplinas no sólo se hacían con la victoria sino que la conseguían en encuentros clave, el buque insignia del baloncesto local encadenaba su tercer triunfo ante el Zarautz.

Victoria que aúpa al Ordizia Basoa Banaketak a la octava posición de la tabla y lo que es más importante, devuelve la confianza y estimula la moral de unos jugadores que están realizando un buen comienzo de temporada en la recién estrenada, liga EBA. Ambos equipos se presentaban en esta jornada empatados a dos victorias por lo que la ocasión se presentaba como una buena oportunidad para superar en la clasificación a un directo rival.

Bien comenzó el encuentro para los de Mendiluze y Sarasola. Controlando a su rival en las distintas facetas del juego. Dominando rebotes, superiores a su rival en las acciones del uno contra uno, centrados en una buena defensa individual, en definitiva, un marco perfecto para el despliegue del juego local, que estaba desbordando a los de la costa, que en estos momentos, no mostraban capacidad de reacción. Los locales vieron terminar la primera tanda de diez minutos con un marcador favorable de 23 a 12.

El segundo cuarto fue harina de otro costal. Cambió el planteamiento de los visitantes, y dispusieron a sus efectivos en una zona presionante, de modo que trataban de ahogar el intento de hilvanar el juego local, haciendo insistentes dos contra uno, que dieron sus frutos. Los locales consiguieron tres puntos de inmediato, pero luego se estancaron hasta que quedaban 2:19 minutos para conseguir una nueva canasta.

En cuanto a la defensa urdiña, continuaba siendo buena y marcando territorio en la pintura con constantes ayudas. Sin embargo los colegiados estaban castigando en demasía a los jugadores locales, en acciones que no se terminaban de entender desde la grada. Antes del tercer minuto de juego los del txoko habían sido castigados con siete personales por ninguna los foráneos, ante situaciones igualmente punibles por ambos lados. La respuesta local fue transcendental, sin perder los papeles y reconduciendo una situación que podría perjudicar a los urdiñas. El tanteo parcial de este segundo cuarto fue de 10 a 14, para sumar un total de 33-26.

El encuentro estaba siendo entretenido, competido y en este tercer cuarto ambos entrenadores tendrían que afinar en sus estrategias si querían dominar esta partida. Durante este tercer cuarto el marcador se estrechó aún más. Los ordiziarras fueron siempre por delante en el luminoso, oscilando éste entre 9 y 5 puntos. Pudimos ver movimientos por ambos banquillos, e incluso los locales practicaron en diversos momentos una defensa zonal que aturdió en varios lances a los foráneos. Mendiluze estaba demostrando tener recursos para solventar las situaciones adversas y conseguir contraatacar con soluciones imaginativas al tiempo que efectivas. Los ordiziarras daban sensación de seguridad. Al final del tercer cuarto Ordizia 51-Zarautz 43.

Los ordiziarras entraron bien en la última tanda de diez minutos, jugando con fluidez, moviendo bien el balón para adquirir una diferencia de diez puntos; 53-43. A partir de este momento los de la costa no dieron tregua y se embarcaron en un juego desenfrenado, tratando de reducir la ventaja local. Los del txoko cometieron algunos errores no forzados en entregas a priori fáciles, y los visitantes reducían la ventaja hasta los 4 puntos; 61 a 57, a falta de 4:22. Sin embargo, no era día para perder. Nuestros chicos no bajaron la cabeza y volvieron a sentirse cómodos en la pista, basándose en eso que mejor saben hacer, defensa individual y ataque uno contra uno con constantes apoyos para tener opciones diferentes de canasta en la misma jugada. Pasaron los minutos y la victoria se quedó en Majori sin pasar excesivos momentos de apuro. Resultado final Ordizia 71-Zarautz 64.

No nos queda más que agradecer El pelotari, a la afición ordiziarra el calor y apoyo que está brindando a estos sus jugadores.

Herramienta

La final del 'Torneo internacional de selecciones' de paleta cuero que acogía el domingo, la localidad de Sopela reunía a las dos parejas de la selección de Euskadi; Garate-Agirre contra Millet-Andonegi. Encuentro que contó con un excepcional ambiente en la grada y que en la cancha situó a Ibon Garate como el mejor jugador de la final. Mediado el encuentro Garate y Agirre lograron una ventaja de 4-5 tantos, que sujetaron hasta el final; 35-29.

Fotos

Vídeos