El primer equipo de balonmano pierde el liderato tras su derrota ante el Urdaneta

ORDIZIA.

El primer equipo de balonmano, el Ordizia Siglo XX Plater Prestatuak caía en su visita al Urdaneta; 30-27, encuentro en el que los vizcaínos fueron al descanso con un 13-12 favorable. El envite resultó igualado en la primera parte, con diferencias de un gol, en la que ninguno de los contendientes pudo romper el partido. En el inicio de la segundo mitad, los de Loiu lograron abrir una brecha de 4 goles, pero en el esfuerzo final el conjunto urdiña se puso a un gol, diferencia que al final fue de 3, tras el intento de defensa individual para recuperar el balón con rapidez.

No jugó bien el conjunto urdiña. Falló tanto en defensa como en ataque, y estuvo más pendiente de las decisiones arbitrales que de la tarea, lo que hizo que no mejorara en el juego y con el transcurrir del tiempo parecía que estaba más fuera que dentro del partido. A pesar de todo, el Ordizia tuvo la oportunidad de hacerse con el triunfo, pero la precipitación y el nerviosismo hicieron que no fuera posible.

«Hemos perdido el partido. Conocíamos el potencial del rival, pero de lo sucedido en Loiu hay que extraer consecuencias. No podemos fijarnos tanto en las decisiones arbitrales, tenemos que leer el arbitraje y actuar en consecuencia. Lo sucedido en la cancha del Urdaneta es una buena muestra de lo que no debemos hacer, ni repetir. Tenemos que centrarnos en nuestro trabajo y poner el máximo ímpetu tanto en defensa como en ataque», reseña el míster.

El sénior femenino caía en Donostia frente al Irauli; 21-13. Pero hay que destacar el buen trabajo de la escuadra urdiña que aunque salió intimidada por el potencial de las donostiarras, supo trabajar en todos los aspectos del juego y darle guerra al líder de la categoría. Nos queda la duda de qué hubiera pasado si hubiesen salido al campo con otra mentalidad. Quizá hubieran perdido pero con un marcador más ajustado.

Por último, victoria del segundo equipo, en Majori, frente al Arrasate; 29-28. Resultado que es lo único positivo del encuentro, ya que los del txoko no defendieron como entrenan y en ataque cada uno de los jugadores hizo la guerra por su cuenta. «Si queremos ganar más partidos y ganarlos con comodidad hemos de tener claro que el balonmano es un juego de equipo, en el que si no trabajamos conjuntamente, tanto en defensa como en ataque, muy difícilmente lograrás resultados positivos», dicen desde el club.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos